José Ignacio Escobar: “La era de los combustibles fósiles se acabó”

 El 2020 fue un año complejo en todos los ámbitos, y las energías renovables no quedaron ajenas a esa realidad. Luego de asumir cambios regulatorios imprevistos debido al estallido social, se vieron enfrentadas a una pandemia sin precedentes, sin embargo, esto no fue impedimento para los grandes logros alcanzados durante el año.

Con este escenario fue que se realizó la Conferencia de Prensa Anual ACERA (Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento), la cual contó con la participación de los más importantes medios a nivel nacional, además de periodistas corporativos de organismos del sector energético y empresas socias de ACERA. Las presentaciones estuvieron a cargo del director ejecutivo del gremio, Carlos Finat y su presidente, José ignacio Escobar, quienes se adentraron en lo vivido por la industria renovable durante el año pasado y los desafíos de cara a un 2021 con leyes relevantes para el sector que ingresaron a tramitación y el desarrollo de nuevas tecnologías como el hidrógeno verde y el almacenamiento de energía.

“Logramos alcanzar sobre un 23% de participación. Esto demuestra que, trabajando en conjunto gobierno, sociedad civil y empresas, podemos realmente aspirar a metas más ambiciosas como, por ejemplo, lograr que el 100% de nuestra matriz sea renovable antes del 2040, y así apoyar la transición de otras industrias para que sean descarbonizadas en base a las ERNC y el almacenamiento, porque la era de los combustibles fósiles se acabó”. Comentó el presidente del gremio, José Ignacio Escobar.

Y así lo demuestran las cifras. La generación ERNC en 2020 fue equivalente a la energía consumida por el 60% de los clientes regulados y el 110% de clientes residenciales. Asimismo, las ERNC tuvieron un peak de un 54,9% de participación durante noviembre, y el 33,6% de los días del año la máxima participación horaria superó el 40%. De igual forma, la capacidad instalada de las renovables no convencionales alcanzó 7.357 MW, transformándose en el 27,5% de la capacidad instalada del país, y 57 proyectos comenzaron su operación comercial, por un total de 1.142 MW. (Revisa más datos aquí).

Los números hablan por sí solos. Las renovables han sabido estar a la altura de una situación compleja a nivel internacional, asegurando el suministro eléctrico que se transformó en un esencial en tiempos de pandemia. “Pudimos mostrar los importantes resultados que presentó la industria ERNC durante 2020, en el cual superamos los 7 GW de potencia instalada, llegando a ser prácticamente un tercio de la potencia instalada de todo Chile. También pudimos conversar sobre lo que viene este año, por una parte, aprovechar la oportunidad que presenta el hidrógeno verde en el marco de la estrategia nacional, como también el caso de las diferentes leyes que están en este momento en el Congreso, como la ley marco de cambio climático, la ley de portabilidad energética y la ley de retiro anticipado de las centrales a carbón, en todas ellas ACERA espera tener una participación relevante, aportando siempre para lograr un mercado competitivo, seguro y sustentable”, destacó el director ejecutivo de ACERA, Carlos Finat.

Porque otro de los hitos del año fue el retiro de tres centrales carboneras, las cuales sumadas a las tres retiradas durante 2019 representan un total de 782 MW fuera de la matriz. No es ambicioso sostener entonces que los combustibles fósiles han quedado en el pasado, las renovables son el presente de la industria energética y se vuelven indispensables para el desarrollo de nuevas tecnologías, como el almacenamiento y el hidrógeno verde, y desde ACERA tienen claro el panorama y no dudan de su capacidad, como no dudaron en sostener que la meta del 20% ERNC se alcanzaría en 2020, cuando muchos apostaron al 2025.