Luego de que el gobierno lograra despachar en tiempo récord el mecanismo de estabilización de precios de la energía, congelando las tarifas hasta el próximo año, el siguiente paso del Ejecutivo está en retomar la discusión de la ley corta de distribución.

Según confirmó el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, durante esta semana acordó con el senador Álvaro Elizalde presidente de la Comisión de Minería y Energía del Senado, votar hoy miércoles la propuesta que tiene como objetivo reducir los tramos de rentabilidad a lo que acceden las empresas de distribución eléctrica, iniciativa que fue despachada en septiembre desde la Cámara de Diputados.

En concreto, se establecen bandas de entre un 6% y 8% de retornos para este tipo de compañías, dejando atrás el establecimiento de ganancias de 10% antes de impuestos.

El trámite de la iniciativa ha sido polémic, porque hay parlamentarios que apuntan a que el impacto en las cuentas sería muy acotado, por lo que habían pedido más tiempo para evaluar el proyecto. No obstante, según proyecciones de la Comisión Nacional de Energía, los cambios significarían una reducción de unos US$1.200 millones.