Más cerca que lejos está Chile de las grandes potencias en materia eléctrica. En los últimos años, el país se ha posicionado como un actor relevante en energías renovables y así lo refleja un estudio realizado por la consultora EY, en su última edición del Índice de Atractivo País para Energías Renovables (Recai).

Este análisis ubica a Chile en el puesto número 11 entre 40 mercados, manteniendo su posición en relación a la última medición. En comparación con la región, queda como segundo luego de Argentina, que está en el puesto 10.

Dentro de los tipos de tecnología que se analizan, el país destaca por su potencialidad para el desarrollo de centrales eólicas offshore (fuera de la costa) donde está en el lugar 6, al igual que en energía marina. Esto, a pesar de que ambas energías aun no se han desarrollado en Chile.

Otra categoría en que destaca es en la concentración solar de potencia (CSP), donde está en el puesto número 8. Tanto en eólica onshore (en tierra) como en la geotérmica e hidroeléctrica, Chile es el 12° más atractivo para invertir.

¿Cómo mejorar? Desde comienzos de 2016 hasta fines de 2018, Chile se posicionó como el cuarto país más atractivo para invertir en renovables.

¿El motivo? “Para ser líder de acuerdo con nuestro índice, la economía chilena debería crecer y en paralelo también es una alternativa que se electrifiquen otros sectores económicos que hoy dependen de otros combustibles”, explicó el socio líder para la Industria de Energía y Minería de EY, Eduardo Valente.

El ejecutivo sostuvo que lo que le falta a Chile mejorar en políticas públicas de energías verdes en un mediano plazo, es en cambios regulatorios, como por ejemplo, avanzar en una ley de distribución moderna que permita el traspaso del beneficio de los costos de la generación renovable a los clientes finales. “La reforma del sector distribución es una excelente oportunidad para generar tarifas flexibles que permitan aprovechar la energía solar en toda expresión y hacer uso de los recursos no explorados en Chile como la gestión de la demanda residencial”, señaló.

Otro análisis es que se reafirma a Chile como un país que tiene un entorno político estable y que da apoyo a las energías renovables, enfatizando la labor del actual gobierno y su interés por el desarrollo de esa tecnología y la descarbonización de la matriz. Sin embargo, un desafío que se menciona para el sector eléctrico chileno, es cómo incorporar más energías limpias, manteniendo una operación barata, segura y flexible.

los otros países. En el estudio se señala que en el escenario mundial, las compras corporativas de energía limpia se dispararon el año pasado, con una serie de nuevas empresas que ingresaron al mercado por primera vez. A pesar de que en plena guerra comercial se encuentren China y Estados Unidos, esto no ha sido un impedimento para ser los líderes en el Recai. En tanto, Francia subió del quinto al tercer puesto, debido a su impulso por los planes para aumentar su capacidad eólica marina flotante y por las subastas de energía eólica en tierra.

Otros países que tuvieron notables mejoras son Corea del Sur, pasando del puesto 24 al séptimo, y Vietnam, que se ubicaba 26 y ahora, 17, debido a sus planes para construir proyectos renovables.

Entre los países que se encuentran a la baja figuran México (bajó del 13 al 19) y Taiwán (del 27 al 33), ambos principalmente por incertidumbre política.