Plenium Partners, Brookfield y Elecnor tendrían daños de 70 millones de euros por violación de una patente de SUAVAL en cinco plantas termosolares

Enerstar Villena, la planta termosolar propiedad de Plenium Partners, ha sido la primera de las cinco plantas demandadas en ser condenada al desmontaje de la solución tecnológica patentada por Suaval, líder a nivel internacional en el diseño, suministro e instalación de sistemas de aislamiento térmico en plantas termosolares, y a hacer frente a una indemnización por daños y perjuicios. 

En enero de 2011, la compañía de origen asturiano Suaval, mostró a la constructora Sener Ingeniería y Sistemas, bajo acuerdo de confidencialidad, una solución tecnológica que daba respuesta al problema de aislamiento térmico que presentan habitualmente los brazos giratorios de las plantas termosolares de tecnología cilíndrico-parabólica. Como ha quedado demostrado en sede judicial, Sener violó la patente al implementar sin licencia la tecnología de Suaval a través del instalador Kaefer en la planta termosolar Enerstar Villena. 

El Juzgado de lo Mercantil Nº2 de Valencia dictó en primera instancia en enero de 2022 la resolución contra Enerstar Villena (adquirida en 2021 por Plenium Partners) y Sener dando la razón en todos los puntos a Suaval. En la apelación en la Audiencia Provincial de Valencia, los demandados alegaron que la patente carecía de inventiva y novedad y que fue divulgada antes de presentar la solicitud de patente. Argumentos que fueron rechazados ya que la sentencia en segunda instancia de julio de 2022 reconoce el carácter innovador de la patente, su capacidad inventiva, su aplicación industrial y que la presentación de la tecnología se realizó bajo contrato de confidencialidad. La sentencia obliga a la sociedad Plenium Partners a desmontar la solución tecnológica patentada por Suaval en todos los brazos giratorios del campo solar de la Planta Termosolar de Villena y a una indemnización por daños y perjuicios. 

Atendiendo a un informe de 2015 de FCC Energía, operador de estas plantas, los costes de desmontaje, con el consiguiente parón de la producción de energía y la implantación de una solución aislante similar, supondría un coste de más de 8,5 millones de euros. En el momento actual, y teniendo en cuenta los precios de la energía, esta cifra ascenderá hasta los 13 millones de euros, a lo que habría que añadir la indemnización compensatoria por daños y perjuicios a Suaval.

Aunque cabe recurso de casación en el Tribunal Supremo, el equipo jurídico consultado coincide en que las posibilidades de que se admita a trámite son prácticamente inexistentes al no haber razones evidentes de interés casacional. 

Demandas contra las otras cuatro plantas termosolares y el instalador Kaefer

Existen otras cuatro demandas contra sendas plantas por infracción de la misma patente, tres de ellas en las que el constructor ha sido Sener Ingeniería y Sistemas y otra en la que la propiedad y el constructor es Elecnor. Las plantas son: Planta Termosolar Guzmán, propiedad de Plenium Partners; Planta Termosolar Termosol 1A y Planta Termosolar Termosol 1B, que son propiedad de Saeta Yield, la cual fue adquirida en 2020 por el fondo Brookfield; y la Planta Termosolar ASTE 1A, propiedad de Elecnor. Paralelamente, existe una demanda en curso contra el instalador de la tecnología, Kaefer (antes Bis Bilfinger Spain), por la instalación en las cinco plantas. 

Tanto Sener Ingeniería y Sistemas como Elecnor, como constructoras, eran conocedoras de la propiedad intelectual de Suaval sobre la tecnología y aún así persistieron en utilizar la solución sin licencia, por lo que Suaval se vio obligada a demandar a estas plantas, y sus propietarios, para defender la patente europea y demostrar su validez plena, puesta en cuestión al ser previamente violada en Villena. Aunque las demandas van dirigidas a las plantas, el responsable último es el constructor, por lo que Sener solicitó ser incluido en el proceso para defender su actuación. Es previsible, por ser habitual en estos contratos entre la propiedad y el constructor, que las plantas incluyeran cláusulas de protección ante la posibilidad de que el constructor instale soluciones patentadas sin ser poseedor de la oportuna licencia, como ha ocurrido con la patente de Suaval.

Todas las demandas han evolucionado en sedes judiciales distintas, pero Suaval solicitó en 2021 una cuestión de prejudicialidad civil para resolver el caso de la planta de Villena mientras el resto quedaron suspendidas y pendientes de la resolución de este primer caso de Villena y serán reactivadas a partir de ahora.

El coste total de indemnización más daños económicos subsiguientes de desmontaje y paro de producción de las cinco plantas para los propietarios alcanzará presumiblemente una cantidad superior a los 70 millones de euros.

Hay que tener presente que el desmontaje de la solución patentada supondrá un impacto importante en la capacidad de suministro de energía de las plantas a la red durante el periodo de reposición, teniendo que en cuenta que esas plantas suministran energía equivalente al consumo de más de 500 mil personas.

En definitiva, el conjunto de decisiones y gestiones realizadas sobre la base de esta violación flagrante de una patente europea es nefasta para productores, constructores y usuarios.

Hasta el momento la patente de Suaval ha sido implantada en 25 plantas de 8 países del mundo: España, Marruecos, Sudáfrica, Kuwait, Arabia Saudí, Dubái e Israel. Su vigencia es plena al tratarse de una patente dotada de inventiva, novedad y aplicación industrial por todas las oficinas de propiedad industrial de todos los países en las que está registrada, lo que supone la máxima protección que puede conseguir una patente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies