El hidrógeno podría ser la gran oportunidad perdida de la transición energética – informe

El hidrógeno tiene un papel crucial en la descarbonización del sistema energético mundial, pero su adopción será demasiado lenta. Se necesitan intervenciones políticas urgentes para cumplir los objetivos de descarbonización de las industrias pesadas, según un nuevo informe de DNV, el experto independiente en gestión de riesgos y seguros del sector energético.

El escenario modelizado por DNV en Hydrogen Forecast to 2050 predice que la cantidad de hidrógeno en la combinación energética sólo será del 0,5% en 2030 y del 5% en 2050.  Sin embargo, para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, el uso del hidrógeno tendría que triplicarse, satisfaciendo el 15% de la demanda energética para 2050.

«El hidrógeno es esencial para descarbonizar sectores que no pueden ser electrificados directamente, como la aviación, el transporte marítimo y la fabricación a alta temperatura, por lo que debe darse prioridad a estos sectores«, dijo Remi Eriksen, Presidente del Grupo y Director General de DNV.  «En general, las políticas actuales no están a la altura de la importancia del hidrógeno para estas industrias. También tendrán que apoyar el aumento de la producción de energía renovable y la captura y el almacenamiento de carbono, que son cruciales para la producción de hidrógeno bajo en carbono.» 

Clasificación
Según el informe, el hidrógeno verde producido por electrólisis será la forma dominante, representando el 72% de la producción a mediados de siglo. Esto requerirá un excedente de energía renovable para alimentar 3.100 gigavatios de capacidad de electrolizadores, más del doble de la capacidad total de generación solar y eólica instalada hoy. 

El hidrógeno azul, producido a partir de las emisiones de gas natural capturadas, tiene un papel más importante a corto plazo (alrededor del 30% de la producción total en 2030), pero su competitividad disminuirá a medida que aumente la capacidad de las energías renovables y bajen los precios. 

Costes

DNV prevé que el gasto mundial en la producción de hidrógeno con fines energéticos para 2050 ascenderá a 6.800 millones de dólares, además de 180.000 millones de dólares en tuberías de hidrógeno y 530.000 millones de dólares en la construcción y explotación de infraestructuras de amoníaco.

Por razones de coste, más del 50% de los gasoductos de hidrógeno del mundo serán instalaciones de gas readaptadas, y se espera que los costes de conversión no superen el 10-35% de los de una nueva construcción. El hidrógeno se transportará por tuberías en distancias medias dentro de los países y entre ellos, pero no significativamente entre continentes. El comercio mundial de hidrógeno también se verá limitado por el elevado coste de la licuefacción para su transporte y por la baja densidad energética del hidrógeno. Un derivado del hidrógeno, el amoníaco, más estable y fácil de transportar por barco, se comercializará a nivel mundial. 

Usos

Los principales usuarios del hidrógeno serán las industrias con procesos de fabricación a alta temperatura difíciles de eliminar, como la metalurgia (principalmente la producción de hierro y acero), que actualmente utilizan carbón y gas natural. Los derivados del hidrógeno, como el amoníaco y el metanol, también serán esenciales para descarbonizar el transporte pesado (transporte marítimo y aéreo), pero estos combustibles no se utilizarán a gran escala hasta la década de 2030.

El hidrógeno no se utilizará en vehículos de pasajeros y su uso en la generación de electricidad será limitado. El hidrógeno para la calefacción de espacios no se utilizará en todo el mundo, pero se adoptará rápidamente en algunas regiones que ya cuentan con una amplia infraestructura de gas.

«La ampliación de las cadenas de valor del hidrógeno requerirá la gestión de los riesgos de seguridad y la aceptación pública, así como la aplicación de políticas que hagan competitivos los proyectos de hidrógeno. Tenemos que adoptar una visión más holística y un enfoque sistémico para que los operadores puedan aprovechar realmente las urgentes oportunidades de descarbonización que ofrece el hidrógeno«, añadió el Sr. Eriksen.

Distribución geográfica

La adopción del hidrógeno variará considerablemente de una región a otra, en función de los incentivos que se ofrezcan. Europa es la pionera, donde se espera que el hidrógeno represente el 11% de la combinación energética en 2050 gracias a políticas favorables que estimularán tanto la producción como la demanda de hidrógeno. 

En los países de la OCDE-Pacífico (Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda) el hidrógeno representará el 8% de la combinación energética en 2050; los países de América del Norte (7%) también tienen estrategias, objetivos y financiación para la oferta, pero sus precios del carbono son más bajos y sus objetivos menos concretos. La gran China [PE1] (6%) sigue el ejemplo, aportando recientemente más claridad sobre la financiación del hidrógeno y las perspectivas hasta 2035, así como un régimen nacional de comercio de emisiones en expansión. Estas cuatro regiones consumirán conjuntamente dos tercios de la demanda mundial de hidrógeno para fines energéticos en 2050.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies