Entrevista al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, para Global Mobility Call

Entrevista al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, para Global Mobility Call

El alcalde de Madrid ha anunciado que están realizando, desde el Ayuntamiento, una apuesta sin precedentes por la innovación en materia de movilidad. Con la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible se dedicará un capítulo integro a la innovación en movilidad y se pretende impulsar crea el sandbox, que será el espacio de pruebas más grande de Europa.

  • ¿Qué representa para Madrid ser sede de Global Mobility Call?

El GMC es el mejor escaparate para mostrar al mundo nuestra apuesta decidida e integral por la movilidad sostenible. En este sentido, constituye un privilegio y un orgullo albergar el GMC, un referente internacional en movilidad y sostenibilidad que nos brinda una oportunidad inigualable para atraer inversión y talento a nuestra ciudad y nuestro país.

Entre el 14 y el 16 de junio, Madrid será la capital mundial de la movilidad sostenible al acoger a los principales actores institucionales y empresariales del sector. Es un honor por el que sólo puedo estar agradecido.

  • ¿Uno de los objetivos de GMC es convertirse en un hub internacional de la movilidad sostenible, ¿qué papel tiene el Ayuntamiento de Madrid para lograr esa meta? 

Las Administraciones Públicas desempeñan un rol fundamental en el diseño y desarrollo de una movilidad sostenible. Un objetivo que, sin embargo, debe contar con la implicación de toda la sociedad: desde las grandes empresas hasta los ciudadanos particulares.  En este sentido, el GMC constituye un ejemplo formidable de colaboración público-privada al constituir el punto de encuentro de los principales actores de la movilidad, la sostenibilidad y la innovación.

El Ayuntamiento, por su parte, no sólo puede brindar su colaboración institucional, sino que puede ofrecer su ejemplo y su experiencia como segunda ciudad más poblada de la Unión Europea y la única en la que conviven todos los modos de movilidad existentes, con una importancia creciente de los modos sostenibles.

  • ¿Hay empresas del ámbito público madrileño que participan, ¿qué destacaría de ellas en su esfuerzo por una movilidad más sostenible? 

El transporte público es el auténtico vector de movilidad de nuestra ciudad. Una capital con 3,3 millones de habitantes, un área metropolitana de 6,7 millones y 9,3 millones de desplazamientos diarios antes de la pandemia no puede entenderse sin un potente sistema de transporte público en el que la Empresa Municipal de Transportes desempeña un papel fundamental. 

En sus 75 años de vida, EMT se ha convertido en un referente indiscutible en el transporte público por superficie. Gestiona una modernísima flota de 2.068 autobuses, que operan 219 líneas a través de 3.861 kilómetros de red. 

Aunque el 84% de los autobuses municipales funcionan con tecnologías verdes, queremos reforzar nuestra apuesta por la sostenibilidad. Por ello, el 1 de enero de 2023 los autobuses diésel habrán desaparecido de la flota de la EMT y en 2027 uno de cada tres autobuses serán eléctricos. Esta renovación de la flota irá acompañada de importantes inversiones en la adaptación y electrificación de los centros de operaciones tal y como demuestra el proyecto de La Elipa presentado recientemente. 

Hasta 2025, invertiremos 1.000 millones de euros con el objetivo de reforzar la sostenibilidad y la eficiencia de la compañía, incrementar la velocidad comercial de los autobuses y mejorar su regularidad. 

Además, en los últimos dos años, incrementamos un 40% la red de carriles bus, somos la ciudad de España con mayor número de líneas totalmente electrificadas (16), hemos puesto en marcha las primeras líneas CERO de la ciudad -cero emisiones, cero coste- y, por primera vez, hemos implantado políticas de gratuidad (la EMT ha sido totalmente gratuito en 4 ocasiones) como forma de potenciar el transporte público.

  • ¿Cómo se sitúa Madrid en el entorno europeo en el proceso de movilidad sostenible?

Compatibilizar movilidad y sostenibilidad ha sido una de mis prioridades desde que llegué a la alcaldía de la ciudad. En tan sólo tres meses, redactamos y presentamos la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 que a través de 200 medidas prevé transformar la Administración, la ciudad y la movilidad de una forma integral y completa. La Estrategia se ha completado con las ordenanzas de Calidad del Aire y de Movilidad Sostenible, la Hoja de Ruta para la neutralidad climática y el Plan de Movilidad Urbana Sostenible presentado recientemente. 

Estos instrumentos configuran la apuesta por la movilidad sostenible más completa de Europa. Una movilidad que debe ser sostenible, segura, integrada y eléctrica y que, a nuestro juicio, pivota sobre cinco grandes ejes: el transporte público, al que ya me he referido previamente; la integración de los modos de transporte tradicionales con todas las nuevas modalidades más sostenibles; el fomento de la electromovilidad; la mejora de nuestras infraestructuras; y la creación de zonas de bajas emisiones limitando el acceso a los vehículos más contaminantes. 

  • ¿Qué perspectivas se tienen en cuanto al transporte colectivo sostenible en la capital en los próximos años?

Madrid cuenta con una amplísima y eficiente red de transporte público colectivo formado por Metro de Madrid, Cercanías y la EMT que antes de la pandemia representaba el 36% de los 9,3 millones de desplazamientos diarios que se realizaban en nuestro Ayuntamiento. Su calidad y eficiencia constituye una de nuestras señas de identidad como ciudad.

Además de avanzar en la sostenibilidad de la flota, aspecto que ya he mencionado, necesitamos recuperar las cuotas de demanda de transporte público previas a la pandemia y avanzar en la integración de modos. Es decir, hacer compatible la utilización del transporte público con los nuevos modos más sostenibles como pueden ser las modalidades de transporte compartido, los VMP o las bicicletas. 

El transporte público es y seguirá siendo el vector de movilidad de nuestra ciudad.

  • En cuestión de urbanismo y planificación, ¿qué retos plantea el objetivo de avanzar en una movilidad más sostenible en Madrid capital?

Con una extensión de 600 km2 y 3,3 millones de habitantes, Madrid es la segunda ciudad más poblada de la UE. Los usos residenciales, productivos y equipamientos se encuentran distribuidos no sólo en nuestro término municipal sino también en algunos ayuntamientos vecinos con el consiguiente incremento de la longitud de los viajes, ya sean en transporte público o en vehículo privado.  

En este sentido, la planificación urbanística desempeña un rol fundamental a la hora de avanzar en la sostenibilidad de la movilidad y de la ciudad en general. Debemos configurar barrios compactos, con la adecuada mezcla de usos que permita acceder a los servicios y los puestos de trabajos de forma rápida, eficiente y sostenible.  

Pero la planificación urbanística también desempeña un papel indispensable a la hora de configurar espacios públicos amables, que inviten a disfrutar de ellos. Madrid es una ciudad maravillosa para pasear o para andar en bicicleta, por poner dos ejemplos. 

En este sentido, estamos analizando la distribución del espacio público para mejorar la coexistencia entre los distintos actores de la movilidad. La Ordenanza de Movilidad Sostenible, aprobada en septiembre del pasado año, supuso un punto de inflexión al avanzar en la convivencia harmónica de los distintos modos de movilidad regulando el estacionamiento y la circulación de bicicletas, motocicletas y VMP.

En este sentido, estamos trabajando en ampliar las aceras y llevar las peatonalizaciones a todos los distritos de la capital. La peatonalización de la Puerta del Sol, nuestra plaza más emblemática, ha sido la primera de estas actuaciones. En cuanto a la movilidad ciclista, hemos realizado la mayor ampliación de BiciMAD -el servicio de bicicleta pública compartida- de su historia y estamos ampliando la red de carriles bici con la construcción el carril de la Castellana como columna vertebral de la movilidad ciclista.   

  • ¿Qué pedagogía hay que transmitir a la ciudadanía de Madrid para avanzar en este proceso de sostenibilidad en el transporte? 

Alcanzar la sostenibilidad sólo es posible si Administraciones Públicas, empresas y ciudadanos trabajamos en la misma dirección. Es una responsabilidad compartida

Las Administraciones Públicas podemos fomentar y mejorar el transporte público -ese es nuestro deber-, pero la decisión final de optar por el Metro, el autobús o compartir coche en vez de usar un vehículo particular es individual. Por eso, debemos seguir concienciando sobre la necesidad de utilizar modos sostenibles y sobre las ventajas innegables del transporte público y los modos de movilidad activos. 

Por su parte, las empresas pueden contribuir y contribuyen de forma notable a través de planes de movilidad, descuentos, lanzaderas para sus empleados…. 

  • También en GMC se hablará de las alianzas público-privadas y de su necesidad para impulsar la movilidad sostenible, ¿qué tipo de respaldo da el Ayuntamiento de Madrid a estos esquemas de cooperación?

Creo sinceramente que la sostenibilidad debe tener un carácter integral incluyendo las vertientes medioambiental, social y económica. En este sentido, la colaboración público-privada es clave y nos ha permitido superar circunstancias muy difíciles como la reciente pandemia convertidos en un motor de recuperación económica, así como un referente en innovación y sostenibilidad. 

“Madrid Green Urban Mobility Lab” y Madrid Nuevo Norte constituyen sendos ejemplos de esta colaboración en los ámbitos de la movilidad y el urbanismo. 

Constituido el pasado año, “Madrid Green Urban Mobility Lab” es un espacio de encuentro para los principales actores privados e institucionales en el ámbito del transporte y la sostenibilidad con el objetivo de potenciar Madrid como referente internacional en innovación y tecnología en el sector de la movilidad urbana.  

Madrid Nuevo Norte, por su parte, constituye el proyecto más ambicioso de Europa en cuanto a regeneración urbana. Este proyecto incluye un importante impulso al transporte público, cuyo eje se sitúa en la renovada estación de Chamartín, a los modos de movilidad activa y a un modelo de ciudad más integrado e integrador. 

  • De las diferentes industrias que integran el ecosistema de movilidad sostenible, ¿cuáles son las que más se están desarrollando en Madrid?

Madrid es la única capital europea en la que conviven todos los modos de movilidad sostenible existentes. Todas ellas se están desarrollando en nuestras calles: desde las modalidades compartidas (turismos, motos, VMP) hasta el fomento de la movilidad peatonal o ciclista o la decidida apuesta por la electromovilidad y el transporte público. 

En este sentido, me va a permitir que haga una referencia a BiciMAD el sistema de bicicleta pública compartida de la ciudad. Entre 2019 y 2021, vivió la mayor ampliación de su historia con la creación de 90 nuevas bases y su expansión a distritos situados fuera de la Almendra Central. Pero nuestro objetivo es que todos los madrileños puedan utilizar este servicio por lo que destinaremos casi 49 millones de euros a transformar el sistema, llevarlo a los 21 distritos de la capital con 600 estaciones y 7.500 vehículos. 

En paralelo, estamos realizando una apuesta sin precedentes por la innovación en materia de movilidad. La nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible dedica por primera vez un capítulo integro a la innovación en movilidad y se crea el sandbox, que será el espacio de pruebas más grande de Europa. 

  • ¿Los Fondos Next Generation UE y el Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia de España, qué oportunidades ofrece a los planes municipales en materia de transporte y movilidad sostenible?

Los fondos europeos representan una oportunidad para profundizar y acelerar las políticas de movilidad sostenible que llevamos casi tres años implementado y cuyas líneas maestras coinciden con las nuestras.

Madrid ha concurrido al ‘Programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones, la transformación digital y sostenible del transporte urbano’ con cargo al Fondo Europeo de Recuperación Next Generation EU a través de 43 proyectos que suponen una inversión de 300 millones de euros

Los proyectos presentados están en línea con la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 y se centran en la electrificación de la flota de la EMT con la compra de más de 200 autobuses eléctricos y la electrificación del Centro de Operaciones de Carabanchel, la ampliación y modernización de BiciMad o la implantación de zonas de bajas emisiones, entre otras.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies