LOS INVERSORES INSTITUCIONALES SITÚAN EL CAMBIO CLIMÁTICO COMO ASUNTO PRIORITARIO EN MATERIA DE ESG, PERO VEN RETRASO EN LA INTEGRACIÓN DEL RIESGO CLIMÁTICO

Una nueva encuesta de Macquarie Asset Management destaca que el cambio climático es la principal cuestión en materia de ESG para los inversores institucionales, pero la mayoría de ellos afronta desafíos para integrar la consideración de riesgos climáticos en sus carteras de inversión.  

Macquarie Asset Management encuestó a 180 inversores institucionales en activos reales a escala mundial, entre ellos a gestores de activos, bancos, consultores y asesores de inversión, fundaciones, fondos de dotación, aseguradoras y fondos de pensiones, que en conjunto representan más de 21 billones de dólares de activos gestionados. 

Aunque más de la mitad de los inversores que respondieron al sondeo calificaron el cambio climático como su principal preocupación entre los criterios ESG, sólo un 47 % hace seguimiento actualmente de una parte o la totalidad de las emisiones de su cartera y un 46 % por lo general no aborda los riesgos climáticos físicos y de transición en sus carteras de inversión. Sólo un 35 % de los inversores que respondieron a la encuesta se ha comprometido a alinear sus carteras de inversión con un nivel cero de emisiones netas de carbono para 2050. Los inversores que respondieron en las regiones de EMEA y ANZ van actualmente más avanzados en el abordaje de los riesgos climáticos en sus carteras, pero hay señales de que sus homólogos de Asia y América tienen previsto acelerar la integración ESG en los próximos años reforzando el análisis climático y la asignación de activos. 

Phil Peters, responsable del grupo de soluciones para los clientes de Macquarie Asset Management, señaló: «Aunque los resultados del sondeo ponen de manifiesto los progresos de la comunidad de inversores institucionales a la hora de incorporar los factores ESG en su enfoque de inversión, nuestra encuesta también destaca los numerosos desafíos que estos inversores siguen encontrando a la hora de entender y gestionar mejor cómo podrían impactar en sus carteras de inversión los riesgos físicos y de transición que plantea el cambio climático. No es un proceso sencillo, dada la naturaleza diversa de la mayoría de carteras, lo que significa que los titulares de activos y los gestores desempeñarán un papel fundamental a la hora de apoyar a los inversores en su intento de identificar, valorar y gestionar tanto las oportunidades y los riesgos ESG actuales como las que vayan surgiendo»”.

La mayoría de inversores institucionales encuestados indicó que en los últimos dos años ha modificado su enfoque para analizar y divulgar los resultados ESG y asignar capital a productos que integran prácticas de sostenibilidad. El porcentaje de firmas participantes con un departamento especializado en ESG ha aumentado del 47 % al 59 % desde la anterior encuesta de Macquarie Asset Management en 2019. Esta atención a los criterios ESG se incrementará, ya que un 89 % de los participantes indicó que espera centrarse más en estos factores en los próximos dos años y una gran mayoría opina ahora que una estrategia positiva de sostenibilidad puede mejorar las rentabilidades financieras. 

La creciente importancia de los factores ESG tendrá cada vez más influencia en el proceso de asignación de activos, dado que un 82 % de los encuestados indicó que tiene intención de aumentar sus compromisos con estrategias de inversión que integran las prácticas de sostenibilidad y un 77 % prevé hacer lo propio con productos o gestores que persiguen resultados concretos en materia de ESG. Las estrategias de inversión que incorporan la desinversión activa de activos o sectores con elevados riesgos ESG podrían aumentar también a medida que la inversión sostenible pasa de situarse en la periferia de la comunidad inversora a ser la norma. 

Para explorar estas conclusiones y otras informaciones sobre el enfoque de los inversores institucionales respecto a la integración de los factores ESG, por favor, consulte el informe completo aquí.