El BEI aportará a Galp 732 millones de euros para promover la acción climática y la cohesión social en España y Portugal

El BEI aportará a Galp 732 millones de euros para promover la acción climática y la cohesión social en España y Portugal

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Galp han firmado tres acuerdos de financiación para la construcción de plantas de energía solar y el despliegue de estaciones de recarga de vehículos eléctricos (VE) en toda la península ibérica, promoviendo así la acción climática y la cohesión social en algunas de las regiones más frágiles del continente en cuanto a resiliencia climática y económica.

En conjunto, Galp y el BEI han firmado una financiación total de 406,5 millones de euros, que podría incrementarse hasta los 731,5 millones de euros en una fase posterior, con un importe adicional aprobado de 325 millones de euros. En conjunto, los tres proyectos apoyan la acción climática y la cohesión social, y generarán una media total de 3,6 TWh de energía renovable al año, equivalente al consumo energético de casi 940.000 hogares.

El banco de la UE se encuentra muy comprometido con los esfuerzos de la Unión Europea para ser climáticamente neutra para 2050. Mediante la hoja de ruta del Banco del Clima, el BEI se propone movilizar 1 billón de euros de inversiones en acción climática y sostenibilidad medioambiental durante esta década crítica que termina en 2030. A tal fin, el Banco aumentará gradualmente la financiación que destina a estos objetivos hasta alcanzar el 50 % para 2025.  Galp se ha comprometido plenamente a alcanzar la neutralidad total para 2050, además de una descarbonización parcial para 2030.

Galp, uno de los principales productores de energía solar fotovoltaica en la península ibérica, se ha comprometido a destinar la mitad de sus inversiones netas de capital para 2021-2025 a proyectos relacionados con la transición a un modelo energético bajo en carbono, incluyendo un 30% a energías renovables y un 5 % a nuevos negocios.

«Nos sentimos satisfechos de apoyar a Galp en su camino hacia la descarbonización y de unir fuerzas para promover la acción climática y la generación de energías renovables tanto en España como en Portugal. Estos tres proyectos contribuyen a alcanzar las metas establecidas en el Pacto Verde de la UE y apoyarán a los países en sus objetivos de descarbonización, además de potenciar el crecimiento económico, la creación de empleo y la cohesión social», afirmó el vicepresidente del BEI Ricardo Mourinho Félix. «Reconstruir mejor, de manera más ecológica y más justa no es solo un eslogan sino un imperativo. No existe ninguna vacuna para prevenir la crisis climática. La única forma de avanzar consiste en promover inversiones verdes y sostenibles, y así garantizar una transición justa para todos. El BEI está comprometido al 100 % con este objetivo; la acción climática y la transición justa está en nuestro ADN».


El compromiso de Galp de convertirse en una empresa neutra en carbono nos empuja a ser audaces en las medidas que adoptamos hoy, al tiempo que nos aseguramos de prosperar durante la transición energética«, dijo el director general de Galp, Andy Brown. “Nuestro plan de remodelación de nuestra cartera ya está en marcha, y Galp está acelerando la incorporación de soluciones energéticas con bajas o nulas emisiones de carbono en nuestros negocios. El apoyo del BEI es clave para ayudarnos a aumentar el ritmo de desarrollo de estos proyectos», añadió.

Un préstamo del BEI de 325 millones de euros para financiar un proyecto fotovoltaico de Galp, consistente en una cartera de plantas solares fotovoltaicas de unos 2 GWp en España

El acuerdo más importante anunciado hoy consiste en un préstamo del BEI para energía verde de hasta 325 millones de euros, destinado a financiar la construcción y desarrollo por parte de Galp de un gran número de plantas solares fotovoltaicas de uso comercial en España. Se prevé que las obras comiencen en los próximos tres años, incluyendo la infraestructura auxiliar para la interconexión a la red. La cartera de proyectos incluye plantas solares fotovoltaicas de uso comercial con una capacidad total de unos 2 GWp, equivalente al consumo energético anual de 866.400 hogares. Más adelante también podría acordarse un importe adicional de 325 millones de euros en forma de financiación de proyectos (Project Finance), lo que significa que la financiación global del BEI para este proyecto podría alcanzar a 650 millones de euros.

Con unas dimensiones que van desde los 24 MWp hasta los 449 MWp, las plantas fotovoltaicas se ubicarán en regiones de cohesión de España (Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha y Extremadura).

La financiación del BEI impulsará la seguridad del suministro energético, la lucha contra el cambio climático, la creación de empleo y la cohesión social, además de contribuir a los objetivos españoles de energías renovables establecidos en los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC).

Un préstamo del BEI de 40 millones de euros para financiar un proyecto fotovoltaico de Galp, consistente en una planta solar fotovoltaica de unos 144 MWp en la región del Algarve (Portugal)

Como resultado del segundo acuerdo, el BEI concederá a Galp un préstamo de energía verde de 40 millones de euros con el fin de construir y explotar cuatro plantas interconectadas de energía fotovoltaica solar con una capacidad total de 144 MWp en el Algarve (sur de Portugal), en el municipio de Alcoutim (Viçoso 48,0 MWp; Pereiro 18,7 MWp; São Marcos 48,9 MWp; y Albercas 28,4 MWp). 

Una vez operativas, se espera que las cuatro plantas fotovoltaicas generen una media de 230 GWh de energía renovable al año, equivalente al consumo energético anual de 72.800 hogares. Este acuerdo contribuye al objetivo vinculante de la Comisión Europea de que, para 2030, al menos el 32 % del consumo energético final proceda de fuentes renovables. Asimismo, le ayudará a Portugal a cumplir sus objetivos del Plan de la Energía y el Clima, que prevé un 47 % de fuentes renovables en el consumo energético final bruto en 2030.

El total de generación renovable bruta operativa y en desarrollo de Galp asciende a 4,7 GW, repartidos entre Portugal, España y recientemente Brasil, de los cuales 926 MW ya están en funcionamiento. La empresa tiene el objetivo ambicioso de contar con más de 4 GW y 12 GW de capacidad operativa bruta para 2025 y 2030, respectivamente.

Un préstamo del BEI de 41,5 millones de euros para promover un proyecto de movilidad eléctrica de Galp, consistente en el despliegue de estaciones de recarga de vehículos eléctricos en España y Portugal

El sector del transporte por carretera representa tres cuartas partes del total de las emisiones del transporte en la Unión Europea, por lo que no será posible alcanzar el objetivo de la UE de la neutralidad del carbono en 2050 sin un cambio fundamental hacia la electromovilidad en el sector del transporte por carretera. 

Para contribuir al objetivo de la UE de poner en funcionamiento un millón de estaciones de recarga y repostaje en las carreteras europeas para 2025, el BEI le proporcionará a Galp 41,5 millones de euros en apoyo del despliegue de una red de carga de vehículos eléctricos en toda España y Portugal. 

El proyecto prevé la implantación de 5 500 puntos de carga en el 2025, el 55 % de los cuales se situará en las regiones menos desarrolladas y de transición en toda la Península Ibérica.

También se espera que el acuerdo contribuya al desarrollo del mercado de infraestructuras de carga de vehículos eléctricos, lo que mejorará el rendimiento tecnológico, reducirá los costes iniciales de los equipos y movilizará inversiones en la industria de los vehículos eléctricos, contribuyendo así a lograr vehículos más eficientes y asequibles.

En consonancia con la política de préstamos en el sector del transporte del BEI, el proyecto cuenta con el apoyo del Mecanismo por un Transporte más Limpio (CTF, por sus siglas en inglés) y las ventajas del instrumento de deuda del Mecanismo «Conectar Europa», instrumento financiero que apoya los objetivos del CTF.

Galp tiene intención de ampliar su oferta de puntos de recarga a 10.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos para 2025 en la península ibérica.

Información general

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es la institución de financiación a largo plazo de la Unión Europea y tiene como accionistas a sus Estados miembros. Facilita financiación a largo plazo a proyectos de inversión viables con el fin de contribuir al logro de los objetivos de las políticas de la UE.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es el mayor proveedor multilateral del mundo de financiación destinada a la lucha contra el cambio climático. El Banco ha aprobado su Hoja de Ruta del Banco Climático para cumplir su ambicioso programa, que prevé movilizar inversiones por valor de 1 billón de euros en la acción por el clima y la sostenibilidad medioambiental durante esta década crucial que termina en 2030. Para ello, el Banco incrementará progresivamente la financiación que asigna a estos objetivos hasta llegar al 50 % en 2025 y, a partir de 2021, toda la financiación nueva que conceda el Grupo BEI estará en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París.

El Mecanismo por un Transporte más Limpio (CTF) es un mecanismo marco que apoya el despliegue de una nueva tecnología más limpia en el transporte mediante el uso de las herramientas que pueden ofrecer el BEI y la CE. El objetivo del CTF consiste en apoyar el despliegue acelerado de vehículos de transporte más limpios y de las infraestructuras necesarias asociadas, tales como la carga y el repostaje. Con ello se espera potenciar los beneficios socioeconómicos que suponen unos menores costes sanitarios gracias a un aire más limpio y a una reducción del nivel de ruido. 

El Mecanismo «Conectar Europa» (MCE)es un instrumento de financiación de la UE para promover el crecimiento, el empleo y la competitividad mediante inversiones bien definidas en infraestructuras a escala europea. Además de las subvenciones gestionadas por la Comisión Europea, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) implementó el Instrumento de Deuda del MCE (MCE ID), un sistema de riesgos compartidos que cubre principalmente a los sectores del transporte y la energía. El MCE ID sirve para abordar las necesidades específicas del mercado cuando exista una financiación privada insuficiente para apoyar las inversiones. Se pueden combinar subvenciones del MCE y el MCE ID cuando es necesario para apoyar determinados proyectos.