El sector industrial catalán manifiesta el riesgo de desindustrialización y desinversión por la parálisis en la transición energética en Cataluña

El sector industrial catalán manifiesta el riesgo de desindustrialización y desinversión por la parálisis en la transición energética en Cataluña

El empresariado del sector industrial catalán muestra su preocupación ante la nula implantación de energías renovables en Cataluña en una jornada organizada por Cecot (la confederación empresarial multisectorial) y OBERCat (el Observatorio de las Energías Renovables de Cataluña) para abordar el impacto de la descarbonización de la economía y la transición energética en el sector industrial. 

Ante la futura propuesta de modificación del Decreto Ley 16/2019 de implantación de energías renovables, Cecot y OBERCat han organizado la jornada ‘Electrificación y descarbonización. Oportunidades y amenazas en la transformación industrial de Cataluña’ en la sede de Cecot en Terrassa. Durante la celebración del acto, el empresariado catalán ha dejado patente que “la indeterminación y la parálisis energética de la Generalitat de Cataluña imposibilita la toma de decisiones estratégicas y de inversiones que tengan por objetivo impulsar o desarrollar el tejido industrial catalán”. 

El acto, que ha iniciado un diálogo entre Joan Vila, presidente de la Comisión de Energía a PIMEC, y Joan Mora Bosch, CEO fundador de Kriter Software, ha contado con la representación de las principales empresas del sector, sindicatos, la Generalitat de Cataluña y entidades sociales en las dos mesas redondas que han reflexionado sobre las necesidades de consumo y los riesgos y oportunidades del tejido productivo catalán. 

El sector industrial catalán ha manifestado dos consecuencias inevitables ante la parálisis energética: la desindustrialización de la economía catalana en sectores económicos clave por el PIB catalán, como son el químico, la metalurgia o la automoción, y la pérdida de atracción internacional, de nuevas inversiones y de proyectos innovadores como son los vinculados al desarrollo de nuevas tecnologías. Factores como “el precio y la competitividad, así como la cantidad de energía provenientes de fuentes renovables serán decisivos por el bienestar económico y social de Cataluña en los próximos años”. 

El modelo energético y las necesidades de consumo 

El acto se ha organizado a través de dos mesas redondas. Una primera, moderada por el periodista Antonio Cerrillo, para abordar el modelo de transición energética y que ha contado con la participación de Marta Morera, directora del ICAEN, Manel Romero, delegado de UNEFCAT, Joaquim Daura, vicepresidente del Clúster de la Energía, Montserrat Coberó, de la Red de Entidades Catalanas, Pep Puig, vicepresidente de EUROSOLAR, y Robert Navarro, CEO de RWE en España. 

Todos los ponentes han coincidido en la necesidad de apostar, cuanto antes mejor, por las energías renovables. Marta Morera ha destacado que “Cataluña tiene que marcar qué modelo de renovables queremos. Para conseguir el 100% de producción con renovables no basta con los tejados, puesto que solo cubren el 30%. Necesitamos instalaciones más grandes”. El delegado de UNEFCAT, Manel Romero, ha recalcado que “el reto es mayúsculo, solo con el autoconsumo no haremos la transición energética. Publicar un nuevo Decreto que ponga más barreras implica alargar el fantasma de la moratoria”. Montserrat Coberó ha manifestado que “si somos capaces de incentivar la innovación y la eficiencia de proximidad podríamos impulsar un nuevo tejido empresarial dedicado al mantenimiento y funcionamiento de los proyectos de pequeña y media escala”. 

Pep Puig, impulsor del proyecto Vivir del Aire de Barcelona, ha querido romper con el mito sobre el peligro de instalar parques eólicos en espacios naturales: “Se tiene que estudiar cada proyecto caso a caso. ¿O es que en Barcelona no tenemos espacios óptimos como es el caso del Tibidabo?”. En contra de la desinformación sobre las renovables, Robert Navarro ha recordado que “es imposible querer tener una generación 100% renovable sin abordar el territorio”. Con una mirada positiva, Joaquim Daura ha concluido que las renovables son el único camino para asegurar la continuidad del servicio: “Nos tenemos que descarbonizar hacia el 2050. No nos podemos dormir”. 

El futuro del tejido productivo catalán 

La segunda mesa redonda, moderada por el periodista Xavier Grau, ha puesto el centro de debate en las amenazas y oportunidades del tejido productivo catalán, con Lluís Juncà, director general de Innovación y Emprendimiento de la Generalitat de Cataluña, Josep Casas, director de la Oficina por la Transición Energética de Cecot, Cristina Torre, secretaria de Acción Sindical y Transiciones Justas a CCOO, Emilio Palomares, director del Instituto Catalán de Investigación Química, y Carles Riba, miembro del Colectivo para un Nuevo Modelo Energético y Social Sostenible. 

Lluís Juncà y Cristina Torre han coincidido en la relevancia de no dejar nadie atrás. “Se requiere un cambio en la formación de talento porque la gente trabajadora pueda adaptarse a los cambios laborales que vendrán”, ha dicho el Director General de Innovación y Emprendimiento de la Generalitat de Cataluña. A la vez, la Secretaría de Acción Sindical y Transiciones Justas a CCOO ha manifestado que “los trabajadores y trabajadoras tienen que ser una parte esencial en la transformación energética para evitar un conflicto social”. 

Carles Riba y Josep Cases han hecho hincapié en el futuro empresarial. “Muchas empresas de nuestro país tienen la posibilidad de acabar descarrilando si no se adaptan al cambio”, ha dicho Orilla. Mientras que Casas añadía: “Las empresas, a corto plazo, tienen que asumir retos fáciles como trabajar en el ahorro y la eficiencia o apostar por el autoconsumo fotovoltaico”. 

Finalmente, Emilio Palomares ha lanzado una metáfora que engloba los resultados del acto: “Nosotros cuidamos la salud del planeta porque este está enfermo. Y es precisamente este mensaje el que se tiene que hacer mediático”.