La fotovoltaica puede hacer mucho más en la transición energética

La fotovoltaica puede hacer mucho más en la transición energética

El VIII Foro Solar no se podía celebrar en mejor momento. La introducción de nueva potencia fotovoltaica es la vía correcta para lograr resultados permanentes y a largo plazo en la reducción de la factura, integrar renovables con criterios medioambientales y socioeconómicas y hacer partícipe a la ciudadanía del cambio de modelo y de la lucha contra la emergencia climática. 

La apuesta por la tecnología fotovoltaica no es una opción. Es una condición necesaria para garantizar el futuro del acceso de los españoles a una energía limpia, barata y autóctona. Es una solución tanto a la producción de energía y sus costes como al cambio climático.  

La energía solar tiene un carácter plural, tanto en agentes -grandes, pequeños, medianos- como en proyectos -modulables y adaptables a cualquier exigencia y territorio- como en tecnología y aplicaciones -autoconsumo, paneles para flotante o elevados para agrovoltaica, bombeo, regadío para goteo. 

Esa pluralidad de posibilidades se ve reflejada en el programa que hemos preparando desde UNEF para los días 19 y 20 de octubre que, por otra parte, va a ser el gran reencuentro del sector tras un año y medio de encuentros virtuales por las restricciones sanitarias debidas a la pandemia. 

Uno de los grandes temas que trataremos serán las subastas. Hemos preparado una mesa de debate especial con grandes expertos para analizar sus resultados justo el día después de su celebración. El sector ya ha mostrado en convocatorias previas su competitividad y su confiabilidad. La fotovoltaica ha sido la tecnología más económica y la que más capacidad ha conectado respecto a la adjudicada inicialmente. En octubre, deberá demostrar, además, su versatilidad para construir en pocos meses proyectos de respuesta rápida y proyectos adaptados a un modelo distribuido y con impacto local. No hay que olvidar que es la primera vez que se celebra en España una subasta para proyectos de fotovoltaica distribuida local o proyectos de disponibilidad acelerada, como tantas veces hemos defendido desde UNEF.

Para ello, entendemos que hay margen para revisar los objetivos de fotovoltaica del PNIEC al alza. Esta será una de las grandes temáticas que se analizarán en el Foro junto a los impactos del Decreto 17/2021 y de los protagonistas de los últimos meses: los fondos ‘Next’, que van a suponer un gran impulso para el autoconsumo en nuestro país. Desde la Unión Española Fotovoltaica calculamos que gracias a estos fondos se instalarán más de tres gigavatios de autoconsumo.

Debemos aprovechar esta oportunidad ya que España tiene una ventaja competitiva frente al resto de países de nuestro entorno para obtener una energía más barata: tiene recurso natural -más de 3.000 horas de insolación al año- y territorio. Podemos generar una industria más fuerte de manera que nos convirtamos en un hub fotovoltaico internacional, creando más empleo y de mejor calidad. Tenemos todo el potencial para ser motor de la modernización del tejido productivo español. Estamos bien posicionados en parte de la cadena de fabricación con tecnología propia en los elementos con mayor valor añadido y con empresas líderes a nivel mundial, especialmente en la fabricación de seguidores solares y de inversores.

Al mismo tiempo, el despliegue en zonas rurales o despobladas tiene el aliciente de ofrecer una energía limpia a precios económicos para empresas del exterior que ven que pueden ahorrar costes con su relocalización en estas áreas, lo que les llevará aún más actividad económica.

El impacto socioeconómico positivo del despliegue fotovoltaico será también una de las grandes cuestiones que debatiremos. No se debe avanzar sin contar con las comunidades locales y siempre con el máximo respeto hacia el territorio, el paisaje y el entorno natural. 

Avanzar en estas cuestiones permitirá demostrar a España que la fotovoltaica es una apuesta segura para la recuperación económica y la reactivación industrial, que deben seguir las pautas de un reverdecimiento de todos los sectores con las sostenibilidad social y ambiental por delante, con el consenso, el diálogo y el acuerdo de todas las partes y en beneficio de todos.

Tenemos que asegurar el camino recorrido, analizar bien como avanzar y que el futuro no se vea alterado por estancamientos o barreras normativas ni administrativas. Debemos enorgullecernos de que, a pesar del COVID-19, 2020 fue un año en el que la energía fotovoltaica vivió un nuevo despertar y demostró su potencial para colocarse a la cabeza de las energías renovables. Fuimos capaces de salir adelante sin subsidios, a través de la firma de PPAs y acudiendo directamente al mercado eléctrico.

Estamos convencidos que de la agenda que hemos preparado para los días 19 y 20 de octubre, en la que están representados todos los actores del sector y todas las temáticas que les interesan, salgan grandes ideas para hacer frente a los retos que hay pendientes y poder seguir avanzando. Nos acompañarán, además, Teresa Ribera, Vicepresidenta cuarta del Gobierno y Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y Joan Groizard, Director General del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

 Será una gran oportunidad para tomar el pulso al sector y examinar también las tendencias del mercado y los grandes temas que marcarán la actualidad en los próximos años, como el potencial de las plantas fotovoltaicas para hibridarse con otras tecnologías, el papel del almacenamiento en el mix energético o cuál será el papel del hidrógeno verde en el escenario a 2030.