Placas solares en la Comunidad Valenciana: menos de 5.000 euros, rentabilidad en 6 años y un ahorro estimado de 22.000€ en 25 años

Las comunidades autónomas continúan con su hoja de ruta en materia de eficiencia energética, siendo cada vez más sostenibles. Además, recientemente el Gobierno anunciaba una partida de ayudas en las distintas CC. AA para financiar instalaciones de autoconsumo, equipos de almacenamiento de energía y sistemas de climatización con energías renovables. Para la Comunidad Valenciana se ha destinado una partida de ayudas de 67.307.084€, siendo la cuarta partida con un presupuesto mayor de toda España, tras Cataluña, Madrid y Andalucía.

 Los recientes cambios y la polémica en torno al aumento de la factura eléctrica, coincidiendo con las olas de calor vividas, han afectado directamente a los consumidores más vulnerablesEn la Comunidad, más del 66% de los valencianos ya han cambiado de alguna forma su consumo energético, adaptándolo a los tramos menos caros*. Sin embargo, solo el 7’8% usa energías renovables, a pesar de ser una alternativa que haría reducir drásticamente el consumo en la factura de la luz. 

Según un análisis de SotySolarcompañía especializada en energía procedente del sol y en autoconsumo eléctricola Comunidad Valenciana presenta una situación excelente para la instalación de paneles solares en la Comunidad.

Sobre el ahorro que supondría contar con una instalación de autoconsumo fotovoltaico a largo plazo se desprende que, con una inversión inicial media de menos de 5.000 euros, el ahorro estimado ascendería a 22.000 euros en 25 años (vida útil de los paneles), y con un tiempo de rentabilización de media de 6 años, (la amortización varía en función de lo que se paga de €/kwh en la factura).

La Comunidad Valenciana lidera uno de los índices de irradiación solar más altos de España, similar al de Sevilla, y temperaturas más moderadas que las de Madrid, Extremadura o Andalucía, por todo ello, cuenta con unas 3.175 horas de sol al año y una irradiación solar de 5kWh/m2. Todo esto se traduce en que el 72% del año (265 días al año)una instalación de placas solares estaría funcionando a máximo rendimiento, con el cielo despejado.

“Pasarse al autoconsumo gracias a la instalación de placas solares en la Comunidad Valenciana es una excelente inversión, especialmente teniendo en cuenta las nuevas ayudas públicas que se están concediendo, así como las facilidades de financiación disponibles. La rentabilidad es altísima, además, gracias a la gran cantidad de horas de sol y el clima favorable”, apunta Edgar Imaz, cofundador de SotySolar

 Carcaixent, Catarroja y La Poble de Vallbona, los municipios con mejores ayudas para el autoconsumo residencial 

 La Comunidad Valenciana es una de las tres CC. AA con descuento en el IRPF por la instalación de paneles solares fotovoltaicos, junto a Murcia y Cantabria. 

Con respecto a las particularidades de los municipios, Carcaixent, Catarroja y La Poble de Vallbona, son los que mejores condiciones ofrecen para el autoconsumo en la Comunidad, los ayuntamientos de estos tres municipios ofrecen una rebaja en el IBI de hasta el 50% durante los 5 primeros años. También con rebaja en el IBI del 50% están las provincias de Ontinyent, Xátiva, o Llíria, pero el tiempo se reduce a 4 años en estos casos. En el caso de Valencia, a pesar de ser el municipio con mayor número de habitantes, las ayudas en la rebaja en el IBI oscilan entre un 25-50 % durante los 3 primeros años. Los valencianos tendrán que solicitar la autorización al IVACE (Institut Valencià de la Competitivitat Empresarial) previamente a la instalación para disfrutar de esta deducción.

“Instalar placas solares en viviendas particulares, pymes o comunidades de vecinos ya está al alcance de todos los valencianos. La energía fotovoltaica permite ahorrar hasta un 60-70 % en la factura. Es más, sabrán desde el momento que tengan los paneles solares en casa, el precio de los kWh que producirán dichos paneles en los próximos 25 años. La energía solar sustituye precisamente ese término variable de la luz que ahora se está encareciendo y crispando a los consumidores, es decir, que, si adaptas los consumos y usas energía solar, evitarás el incremento que supone la nueva normativa”, apunta Imaz.