Día Mundial del Medio Ambiente: análisis del avance en la descarbonización de las redes eléctricas y la electrificación del transporte

El 5 de junio se celebró a nivel global el  Día Mundial del Medio Ambiente. Con motivo de esta fecha, Marcos Fabregas-Dittman, Country Director de Eaton Iberia, analizó la situación en la que nos encontramos en cuanto a la transición energética y cómo se está avanzando en la descarbonización de las redes eléctricas y la electrificación del transporte a nivel europeo.

Cuando nos encontramos a menos de una década de 2030, fecha fijada para los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas, parece claro que estamos lejos de poder llegar a alcanzarlos. Sin embargo, la buena noticia es que las políticas gubernamentales y la economía están empezando a moverse en la dirección correcta, especialmente en lo que respecta a la descarbonización de las redes eléctricas y la electrificación del transporte en Europa.

En 2050 está previsto que las energías renovables sean las responsables de la mitad de la producción eléctrica[1], y en el caso de las economías europeas más del 50% del total de la energía eléctrica suministrada a las redes procederá de fuentes renovables en 2030[2]. Además, la electrificación del transporte está ganando importancia a medida que el precio de los vehículos eléctricos disminuye notablemente y avanza hacia la paridad con los de motor de combustión interna.

La combinación de una red alimentada de forma principal por renovables y grandes nuevas cargas distribuidas, que también pueden almacenar electricidad, está cambiando el modelo tradicional de suministro de energía eléctrica. Este nuevo ecosistema de suministro comprende una compleja red de “prosumers”: consumidores y empresas que pueden producir y almacenar su propia energía localmente, usar lo que necesitan y, en muchos casos, vender el exceso de energía a la red, proporcionando servicios de equilibrio necesarios para respaldar sistemas basados, en gran parte, en renovables.

Además de lo anterior, la electrificación de los sistemas de calefacción y de los procesos industriales añadirá capacidad adicional a este nuevo mercado de la energía virtual, en el que millones de consumidores podrán comerciar con las estructuras de mercado y los códigos de red adecuados.

Desafortunadamente, hoy en día en la mayoría de mercados a nivel internacional, con la excepción de los países nórdicos, la regulación está diseñada para un sistema de energía centralizado y no fomenta la inversión en activos flexibles.  Por este motivo, instamos a gobiernos y reguladores a crear un marco normativo y de mercado estable y claro que apoye el desarrollo de la flexibilidad. Se trata de una medida que no requiere inversión pública y, sin embargo, ofrece a consumidores y empresas la posibilidad de obtener nuevas fuentes de ingresos y una amortización más rápida de los activos que poseen, tales como bombas de calor, almacenamiento basado en baterías o vehículos eléctricos conectados a la red. Esta medida tendría como consecuencia más inversión privada, menores costes para reforzar la red de distribución y, en última instancia, trabajo de alta calidad para electricistas e instaladores, necesarios para construir esta infraestructura en edificios y fábricas de toda Europa”.


[1] BloombergNEF (September 2018). Global Electricity Demand to Increase 57% by 2050. Retrieved from https://about.bnef.com/blog/global-electricity-demand-increase-57-2050/#:~:text=Global%20electricity%20demand%20will%20reach,our%20New%20Energy%20Outlook%202018

[2] Henbest, Seb (2019). BloombergNEF New Energy Outlook 2019. Retrieved fromhttps://about.bnef.com/new-energy-outlook/


[1] BloombergNEF (September 2018). Global Electricity Demand to Increase 57% by 2050. Retrieved from https://about.bnef.com/blog/global-electricity-demand-increase-57-2050/#:~:text=Global%20electricity%20demand%20will%20reach,our%20New%20Energy%20Outlook%202018

[2] Henbest, Seb (2019). BloombergNEF New Energy Outlook 2019. Retrieved fromhttps://about.bnef.com/new-energy-outlook/