Seis de cada diez españoles no entiende la factura de la luz y el 51% no sabe qué tipo de contrato tiene

El próximo 1 de junio entra en vigor la nueva tarifa de luz 2.0 TD que según la CNMC pretende fomentar ‘el ahorro energético, la eficiencia, el autoconsumo y el despliegue del vehículo eléctrico’. Sin embargo, el desconocimiento en materia de energía en España continúa siendo una de las asignaturas pendientes tal y como desprenden las conclusiones del estudio sobreHábitos de consumo de los españoles’ realizado por Rastreator.com[i]

El análisis muestra que el desconocimiento y la escasa costumbre de revisar las tarifas energéticas, aumenta el impacto de las mismas en el presupuesto de los hogares, más aun en un momento de cambios como este que generan mayor incertidumbre en la población. De hecho, el 85% de los españoles cree que el tipo de factura que existe en la actualidad tiene demasiada letra pequeña y el 58% considera que entender la factura en la actualidad es muy complejo.

Daniel Mata, responsable de energía de Rastreator explica que “esta nueva tarifa beneficiará a aquellos consumidores que modifiquen sus hábitos para adaptarse a los horarios propuestos. Es decir, los que realicen la mayor parte de su consumo durante las horas valle, de 00.00h a 08.00h, serán los más beneficiados”.

La nueva estructura tarifaria aplica la discriminación de precios a todos los consumidores y divide en tres períodos a todos los de menos de 15 kW, es decir, consumidores domésticos, para los usuarios que dispongan de PVPC fijando tres tramos horarios: hora valle, hora llana y hora punta

La hora ‘punta’, en el que el coste de los peajes y los cargos será más alto, estará comprendido entre las 10 y las 14 horas y las 18 y 22 horas; la hora ‘llana’, con un coste intermedio, se situará entre las 8 y las 10 horas, las 14 y las 18 horas y entre las 22 y 24 horas; y la hora ‘valle’, la más barata de las tres, se ubicará entre medianoche y las 8 de la mañana y se aplicará durante todas las horas de los fines de semana y festivos.

El desconocimiento en materia de energía afecta directamente al ahorro de los españoles

La complejidad del sector energético y la dificultad para entender las tarifas y facturas continúa siendo uno de los principales problemas que afecta al ahorro en este concepto de los usuarios. De hecho, un 79% de los españoles asegura que cambiaría de compañía si esto supusiera un ahorro en sus facturas energéticas pero seis de cada 10 asegura que nunca ha comparado tarifas de luz y gas entre diferentes compañías. 

 “Es imprescindible que cada uno sepa, ya resida en una vivienda en propiedad o de alquiler, qué tarifa tiene contratada en su casa para asegurarse de que es la más adecuada a sus necesidades tanto a nivel de servicios como de precio, ya que elegir una tarifa que no sea la correcta puede afectar e incrementar notablemente la factura”, explica Mata.

Nuevo formato de factura más clara

A estos cambios se le sumará un nuevo formato de factura para aquellos usuarios que tengan PVPC que tal y como indica la CNMC, adaptará el recibo a la división de los actuales peajes de acceso en los peajes de redes y los cargos, establecerá el contenido mínimo de la factura de los consumidores con menos de 15 kW de potencia contratada, simplificará el contenido para mejorar su comprensión, reducirá su extensión a dos páginas e incorporará nueva información como las potencias máximas que cada consumidor ha demandado en cada uno de los periodos horarios en el último año.

Sin embargo, la legibilidad y el entendimiento de las facturas de la luz y el gas siguen siendo difíciles de entender para el 58% de los españoles. Además, el 85% cree que el tipo de factura que existe en la actualidad tiene demasiada letra pequeña lo que dificulta su entendimiento y claridad y el 43% ni siquiera conoce la diferencia entre mercado regulado y libre.

La reducción del consumo, una prioridad

Otro de los aspectos más demandados por los consumidores que está aumentando año a año es la concienciación por el ahorro energético intentando así reducir el consumo para ser respetuoso con el medioambiente. De hecho, tal y como desprende el estudio, el 83% asegura que es un punto importante y uno de los motivos por los que tratan de reducir el consumo. Por otro lado, el 41% asegura que ya se fija en que la energía sea renovable cuando contrata con una energética.

Cada vez son más los consumidores que cuando comparan buscan tarifas con energía renovable ya que la concienciación por el cuidado del medioambiente va calando poco a poco en la población aunque todavía hay un largo camino por recorrer”, matiza Mata.