Navegar a litio, Endurance desarrolla las baterías que Europa promueve para electrificar el sector naval

La velocidad con la que avanza la electrificación de los transportes acuáticos es notablemente inferior a la de aquellos que emplean el medio terrestre. Sin embargo, desde la Unión Europea se van dando los pasos necesarios para revertir esta situación y hacer de los puertos y embarcaciones un ámbito cada vez más sostenible, al igual que el resto de los sectores.

Este es el caso de la promoción del uso de baterías de litio destinadas a sustituir a las tradicionales de plomo. El año 2020 se cerró con las nuevas reglas procedentes de Bruselas para que toda la cadena de valor de las baterías que se utilicen en Europa sean lo más sostenibles posible. Y en enero del 2021 se comenzó a trabajar en la fase de diseño de la iniciativa llamada «Nueva Bauhaus Europea” un proyecto medioambiental, económico y cultural cuyo objetivo es combinar el diseño, la sostenibilidad, la accesibilidad, la asequibilidad y la inversión para contribuir al cumplimiento del Pacto Verde Europeo. 

Todas las previsiones apuntan en la misma dirección: la electrificación de las embarcaciones se desarrollará notablemente en las próximas dos décadas. El informe “Electric Leisure & Sea-going Boats and Ships 2021-2040” de la consultora IDTechEx, señala, en el caso concreto de las embarcaciones de recreo, que la clave se encuentra en el hecho de que este tipo de navegación afronta pequeñas distancias con rutas bien definidas que permiten planificar las recargas de las baterías. Su tamaño relativamente pequeño y sus necesidades energéticas más reducidas también ayudan a ello. En cuanto a su volumen, la navegación de recreo es un mercado de gran tamaño, con decenas de miles de ventas anuales, en el que existen numerosas oportunidades para que estos barcos privados den el salto y pasen a electrificar su energía. 

Una propuesta atractiva frente al gigante Noruego

 Para Carlos Freire, director de la división Marine de Endurance Motive, la descarbonización del sector marítimo es el mayor reto al que se enfrenta el sector “pero a la vez es uno de los mayores impulsos que lo está transformando tecnológicamente”. En su área se fabrican baterías de litio para proyectos de nueva construcción o transformación, tanto para embarcaciones profesionales como de recreo. 

El acento se pone en el diseño personalizado para cada proyecto “trabajamos con módulos de unas características determinadas que, unidos entre sí, permiten realizar configuraciones de diferentes voltajes y capacidades según los requisitos del cliente. Tenemos muy presente las diferentes necesidades del sector naval y tipologías de embarcaciones, por lo que podemos entregar baterías para un uso de consumo de baja intensidad o sistemas de baterías que requieren altos ratios de carga y descarga, especialmente utilizados como sistemas de propulsión para reducir los picos que anteriormente se asumían mediante el uso de motores de combustión de mayor potencia”.

Freire, que actualmente se encuentra en Bermuda como ingeniero de sistemas en SailGP -el campeonato internacional de catamaranes voladores- señala que fabricar en España y contar con un departamento de ingeniería propio y una cultura flexible, “nos hace muy atractivos para el sector naval, que se encuentra bastante monopolizado por países como Noruega, donde se han impulsado muchísimo proyectos de electrificación de embarcaciones a través de organismos públicos, pero con productos y formas de trabajo muy rígidas”.

Como experto, señala que uno de los principales desafíos a los que se enfrentan las embarcaciones para su electrificación es la necesidad de investigación en torno a la regeneración energética a bordo, “es un campo que no está suficientemente explotado y permitirá que las baterías tengan más sentido sin necesidad de ocupar grandes espacios”. 

Además, señala que la normativa debe actualizarse y acompañar la evolución del mercado para facilitar su penetración, “ya que siguen existiendo limitaciones por motivos de seguridad que en muchos casos se han quedado anticuadas”. 

Frente a las tradicionales baterías de plomo altamente contaminantes y de rendimiento y durabilidad bajas, el empleo de baterías de ion litio en el sector naval, presenta numerosas ventajas. Inicialmente, el precio ha sido una  barrera de entrada del litio en este campo, “algo que en Endurance vimos en el sector industrial y que ya ha quedado superado” y es que, a pesar de que es más elevado, “si se hacen las cuentas de manera adecuada en cuanto al espacio y el peso que se reduce, la durabilidad frente el plomo o la capacidad de carga en tiempos muy cortos, los números salen” apunta Carlos Freire.

Además de ser utilizadas como fuente principal de alimentación y para propulsión, una aplicación que cada vez está más extendida es su uso para la total autonomía o modo silencioso del buque una vez se encuentra en zona portuaria o donde no esté permitido funcionar con maquinaria tradicional. 

Pero los avances no se detienen aquí, actualmente, Endurance Motive continúa trabajando para mejorar la gestión de diferentes uniones de los módulos, además de investigar en el uso de una composición segura de celdas como es el litio fosfato y en el desarrollo de otras composiciones y diferentes tipologías de celdas.