La UpM promueve soluciones regionales de financiación climática

El Mediterráneo es una de las zonas de la Tierra más afectadas por el cambio climático, ya que se calienta un 20% más rápido que la media mundial, según el primer informe científico sobre el impacto del cambio climático en el Mediterráneo, elaborado por la red de más de 80 científicos de toda la región, MedECC, que cuenta con el apoyo de la UpM.

«El Día de la Tierra es una oportunidad perfecta para reflexionar sobre la urgente necesidad de un cambio transformador ante la crisis medioambiental que amenaza a nuestro planeta», ha señalado el Secretario General Adjunto, Grammenos Mastrojeni«Desgraciadamente, en las zonas más contaminadas y que experimentan con mayor intensidad los efectos adversos, como las sequías y la escasez de agua, se encuentran las comunidades con menos recursos y menos preparadas para responder con firmeza: existe la posibilidad real de entrar en un círculo vicioso donde los daños climáticos hagan aumentar  la pobreza. Por eso, la UpM cree que actuar en favor del medio ambiente puede también impulsar el desarrollo humano, y convertir este círculo vicioso en uno virtuoso, en el que las comunidades humanas y el planeta puedan protegerse y prosperar mutuamente”.

Bertrand Piccard, fundador y presidente de la Fundación Solar Impulse, comparte la creencia de que podemos proteger el medio ambiente sin comprometer el progreso humano y el crecimiento económico. Hace cinco años, Piccard logró dar la vuelta al mundo en un avión impulsado por energía solar, sin utilizar una sola gota de combustible. Este logro demostró las capacidades de las energías renovables y las tecnologías limpias y sirvió de punto de partida para un ambicioso proyecto: la Fundación ha identificado, evaluado y aprobado más de 1.000 soluciones para proteger el medio ambiente de  de manera sostenible y viable económicamente.

Piccard está decidido a promover nuevas formas de vivir, consumir y producir, especialmente en regiones como el Mediterráneo, donde ya se están sintiendo los desastrosos efectos del cambio climático, como incendios, sequías, inundaciones y el creciente número de refugiados climáticos. El aventurero suizo cree que estas cuestiones pueden considerarse un factor de unión: «Los países mediterráneos pueden unir sus fuerzas para movilizar todas las soluciones tecnológicas… la producción de energía limpia y la elaboración de métodos para gestionar la producción y los residuos podrían ser una gran manera de fortalecer los vínculos con un propósito, un espíritu y un éxito común»... Entrevista completa a Bertrand Piccard

El Secretariado de la UpM firmó en 2017 una acuerdo con la Alianza Mundial para Soluciones Eficientes (WAES) de la Fundación Solar Impulse. La cooperación ofrece la oportunidad de enriquecer el diálogo político sobre energía y cambio climático, y de movilizar al sector privado en apoyo de una ambiciosa agenda de desarrollo sostenible en la región euromediterránea. La WAES contribuye a las tres Plataformas Energéticas de la UpM, en particular a la Plataforma de Energías Renovables y Eficiencia Energética, cuyo objetivo es promover el acceso a servicios energéticos seguros, asequibles y fiables y apoyar la adaptación y mitigación del cambio climático en toda la región. La UpM organizará en junio una Reunión Ministerial sobre Energía con sus Estados Miembros.

La clave del éxito de la aplicación de iniciativas sostenibles como la de Piccard es asegurar el apoyo financiero y la inversión. La UpM se ha asociado con R-20 – Regiones de Acción Climáticapara crear este año el primer Fondo Climático Subnacional de ámbito regional (SCF), específicamente para el Mediterráneo, que promueve una mitigación y adaptación climática única en las zonas costeras de la cuenca mediterránea.

R20 es una organización internacional sin ánimo de lucro que apoya el desarrollo de proyectos de infraestructuras bajas en carbono y resilientes al clima en los ámbitos de las energías renovables, la eficiencia energética y la optimización de los residuos. El SCF del Mediterráneo (SCF-Med) se centrará en los riesgos y oportunidades particulares de las zonas costeras del Mediterráneo, incluyendo la gestión de residuos y el saneamiento en las ciudades costeras, la protección y preservación de la biodiversidad marina, la promoción de las energías renovables marinas, y en garantizar que sectores como el turismo, la agricultura, la pesca y el transporte marítimo se desarrollen en el marco de una recuperación económica sostenible.