El responsable ergía de CTA, Germán López, analiza los últimos informes de IRENA y Red Eléctrica

Con objeto de mitigar el cambio climático, es necesario cambiar el actual sistema energético y avanzar hacia un modelo más limpio, eficiente y sostenible. Si bien el actual proceso de transición energética es un fenómeno imparable, se ha de profundizar y acelerar el mismo para cumplir con los objetivos climáticos estipulados. En este proceso de transición, uno de los pilares fundamentales son las energías renovables. En este post, quisiera destacar algunos datos que se incluyen en el informe “Estadísticas de capacidad renovable 2021”recientemente publicado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA)

En dicho informe se constata que, a pesar de la difícil situación vivida a causa de la pandemia de la COVID-19 -confinamientos, disminución de la actividad económica, etc.-, durante 2020 ha aumentado la potencia renovable instalada a nivel mundial en 260 GW. Este dato supone en torno a un 45% más sobre la capacidad añadida en el año 2019, que fue alrededor de 179 GW de potencia renovable. Además, es importante destacar que, en ambos años, más del 80% de la nueva capacidad eléctrica instalada a nivel mundial ha sido de carácter renovable.

Mención especial por su elevada magnitud, merecen la energía solar fotovoltaica y la eólica, con 127 GW y 111 GW de nueva instalación respectivamente en 2020. Entre ambas suponen más del 90% de la nueva capacidad eléctrica de carácter renovable instalada en 2020. En particular, el incremento de la energía eólica en este último año ha sido de más del 90%, pasando de una instalación en 2019 de 58 GW a 111 GW y superando ampliamente el máximo histórico alcanzado previamente en 2015 (67 GW). También en fotovoltaica se han superado de forma notable los aproximadamente 100 GW que se estaban instalando anualmente durante los dos últimos años como se puede observar en la siguiente gráfica.

No hay texto alternativo para esta imagen

En la figura anterior se observa que tanto la potencia eólica como la fotovoltaica superaron los 700 GW instalados a final de 2020.

En la figura siguiente se muestra cómo ha ido aumentando porcentualmente la potencia de las tecnologías eólica y fotovoltaica durante la última década, al mismo tiempo que ha ido descendiendo la contribución hidráulica y el porcentaje que, cada una de ellas, suponen sobre la potencia renovable total. Se destaca que, conjuntamente la potencia eólica y la fotovoltaica, ya superan la potencia hidráulica instalada y suponen más del 51% de la potencia renovable eléctrica total instalada.

No hay texto alternativo para esta imagen

En el caso particular de España, la evolución de ambas tecnologías se muestra en la siguiente figura:

No hay texto alternativo para esta imagen

De acuerdo con el informe “El sistema eléctrico español. Avance 2020”, publicado en marzo de 2020 por Red Eléctrica, la potencia renovable en España alcanzó en 2020 el 53,8% de la capacidad eléctrica instalada, habiendo suministrado las fuentes renovables durante 2020 el 44% de la electricidad generada.

En paralelo, la disminución de costes de estas tecnologías durante la última década ha sido muy significativa (ver gráfico inferior). En particular, la tecnología fotovoltaica ha reducido su coste más de un 80% y la eólica terrestre, en torno al 40%. Descensos similares también han experimentado otras fuentes renovables como la termosolar. Esta reducción de costes ha propiciado que en los dos últimos años más del 50% de la nueva potencia renovable instalada presentase costes inferiores frente a cualquier opción basada en combustibles fósiles, siendo por tanto las tecnologías de carácter renovable, fundamentalmente fotovoltaica y eólica, las opciones preferidas por los promotores debido a su mayor competitividad.

No hay texto alternativo para esta imagen

Fuente: Irena “Renewable Power Generation Costs in 2019”

 Todos estos aspectos muestran claros avances en la senda obligatoria que es la transición energética. No obstante, queda mucho por hacer ya que, si bien estos 260 GW instalados en 2020 en el mundo han supuesto un hito, también hay que ponerlo en contexto. En la actualidad hay en torno a 2800 GW de capacidad eléctrica renovable instalada y se estima que esta cifra ha de alcanzar los 27700 GW en 2050 si se pretende cumplir con el Acuerdo de París (2015) en el que se establece un aumento máximo de la temperatura media global de 2ºC (preferentemente 1,5ºC) frente al nivel preindustrial. Dicho de otro modo, se requiere instalar en torno a más de 850 GW por año hasta 2050 de tecnologías renovables para la generación eléctrica. Esto es un desafío enorme en el que se requiere la participación activa de muchos y diversos actores y una aceleración de la innovación en su más amplia extensión- tecnológica, de negocio, etc.