Power Electronics lidera la Alianza Valenciana de Baterías, una iniciativa estratégica que consolidaría a España como player mundial de la energía

Power Electronics lidera la Alianza Valenciana de Baterías, una iniciativa estratégica que consolidaría a España como player mundial de la energía

La multinacional tecnológica valenciana Power Electronics, especializada en el desarrollo de proyectos de transformación energética, ha presentado el proyecto Element Valencia, que engloba la propuesta más ambiciosa del sur de Europa para desarrollar e implantar en la Comunitat Valenciana una gigafactoria de baterías de litio y un centro de I+D que permitirán a España consolidarse como líder mundial de la energía.

David Salvo, CEO de Power Electronics, ha manifestado el orgullo que supone para la multinacional liderar una apuesta de la envergadura de la Alianza Valenciana de Baterías que aúna a partners del sector privado con el sector público, “llevamos más de dos años trabajando en ella junto con el apoyo de la Generalitat Valenciana” ha indicado, explicando que esta iniciativa comenzó a gestarse mucho antes de que se declarara la pandemia y, por tanto, de la llegada de las políticas europeas de reactivación en el marco del programa Next Generation EU.

Durante la presentación del proyecto, en el acto que ha tenido lugar esta mañana, el President de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado que “la hora de la nueva movilidad ha

llegado, y la Comunitat Valenciana quiere estar en la primera fila de esa transformación. Porque tenemos la capacidad industrial y de conocimiento, el clima de colaboración público-privada y los proyectos que reclama Europa”. “Estamos preparados para pasar de ser receptores de innovación a ser generadores de conocimiento en la nueva revolución industrial”, ha añadido.

La Alianza Valenciana de Baterías engloba a empresas, centros de innovación, institutos tecnológicos y universidades que poseen una larga trayectoria de investigación y producción en torno al sector energético y que están presentes a lo largo de toda su cadena de valor. Una iniciativa que ha ido creciendo con el paso del tiempo y lo va a seguir haciendo porque es una propuesta única cuya singularidad estratégica radica en que “piensa en el corto, medio y largo plazo” y da cabida tanto a la I+D de carácter científico como a la parte más tecnológica en un pool de compañías sin precedentes, ha señalado Salvo.

Este proyecto da cabida a Element Gigafactory y Element Valencia Centro de Investigación de la Energía, del que forman parte, junto a Power Electronics, el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), el Instituto de Ciencia Molecular de la Universitat de Valencia (ICMOL) y el Instituto Tecnológico de Química de la Universitat Politécnica de Valencia (ITQ).

Además, impulsados por la multinacional y la Generalitat Valenciana, forman parte de este macroproyecto industrial Ford, Stadler, Iberdrola, Zeleros, UBE, CEV Technologies, IDOM, Ampere Energy, Nutai, Astondoa, Grupo Segura, Endurance Motive, Fácil Solutions, Grupo Valautomoción, Grupo Gimeno, Inelcom Technology, ITERA Mobility Engineering, HESS, INFAMOL, Mettecno, Torrecid y Witrac.

Las previsiones que se barajan en este proyecto apuntan a las de un auténtico dinamizador de la economía ya que la Estrategia Valenciana de Baterías puede contribuir con cerca de 2.500 millones de euros de crecimiento del PIB anual valenciano y la creación de unos 30.000 puestos de trabajo en nuestro territorio. 

Un centro de investigación único en el mundo

El CEO de Power Electronics señala el deseo de consolidar a España, a través del Centro de Investigación Element Valencia, como líder mundial de energía. Señala también que disponer de un proyecto empresarial de esta envergadura y el polo científico que va a suponer este centro “significa asegurar el futuro de la industria del automóvil en España, pero también dar respuesta a nuevas formas de movilidad, desde el ferrocarril hasta los barcos, pasando por nuevos vehículos como los hyperloop”. Este proyecto impacta, en definitiva, en una nueva industria donde se hace realidad la transición energética ecológica y sostenible, a través del almacenamiento, sin dependencia del exterior.

“Esta propuesta -añade Salvo- es la más ambiciosa de todas las que se han presentado hasta la fecha en Europa. No es sólo una iniciativa industrial impulsada por una o varias empresas con la ayuda de entidades púbicas, es el proyecto basado en la generación de conocimiento más amplio e integrado verticalmente con carácter privado y público dónde las universidades van a disponer del centro de investigación más avanzado del mundo”, ha concluido.