El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) ha cerrado el año 2019 con un balance satisfactorio, en sintonía con los buenos resultados que venía recogiendo de años anteriores. Durante este año, el ITE ha incrementado el número de empresas con las que colabora, incorporando un 50% más de empresas y entidades que se han acercado al ITE por primera vez, mostrándonos su confianza para desarrollar conjuntamente sus proyectos tecnológicos y crecer en competitividad a través de la innovación. 

El ITE lleva más de 25 años liderando en el sector energético la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, a través de la ampliación de sus propias capacidades como de la colaboración con empresas e instituciones y, concretamente en 2019, más del 61% de su ingresos provienen del desarrollo de proyectos de I+D+i. 

Toda esta labor investigadora ha contado con el apoyo de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo que, desde el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), tiene suscrito un convenio de colaboración entre el IVACE y el ITE para potenciar su actividad y su capacidad para desarrollar excelencia en materia de I+D independiente, difundir los resultados de las investigaciones realizadas y facilitar e impulsar la transferencia de conocimiento a la empresas de la Comunidad Valenciana. Este convenio ha proporcionado un impulso decidido que permite al ITE actuar como socio tecnológico generador de conocimiento y tecnología de alto valor añadido para el tejido industrial.

En 2019, ITE ha incrementado su plantilla en más de un 13% con respecto al año anterior. En el equipo del ITE tiene un peso indiscutible el personal investigador, que representa el 74%, de los que cerca de un 14% son doctores. Todos ellos trabajan comprometidos con la innovación y poniendo sus conocimientos y experiencia al servicio de las pymes, empresas y otros organismos, de ámbito regional, nacional e internacional, con los que el instituto trabaja permanentemente. Precisamente la actividad desarrollada para el sector privado en el ámbito internacional comienza a ganar peso, representando ya casi un 32%.

En el capítulo de ingresos, ITE señala que el 50% proviene de contratación con la empresa privada y el resto de fondos públicos competitivos, en un claro ejemplo de equilibrio entre financiación pública y privada. Las actividades asociadas al desarrollo de proyectos de I+D+i representan el 61% de los ingresos.

Todos estos datos que ponen de manifiesto el crecimiento de ITE, tanto en capacidades como de colaboración con empresas, se dieron a conocer en la Asamblea General celebrada el pasado mes de junio, cuando se presentó el Informe de Actividades y Cuentas Anuales de 2019 a los asociados de ITE.