Una de las razones que explican el liderazgo de PVH en la industria fotovoltaica es su compromiso con la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías que mejoren el rendimiento de sus instalaciones. Además de los avances que se han incorporado a sus seguidores y estructuras solares en los últimos años, se ha añadido una nueva herramienta de operación y mantenimiento para acelerar el proceso de puesta en marcha de sus controladores fotovoltaicos: Comunicación de campo cercano (NFC). 

NFC es una tecnología de comunicación sin contacto, con la que PVH realiza la puesta en marcha de cada uno de los controladores DBox. De esta manera, basta con descargar la aplicación móvil de la empresa y acercar el Smartphone al sensor del controlador. En ese momento, el equipo de puesta en marcha, y posteriormente el personal de mantenimiento, podrá acceder a toda la información necesaria sin necesidad de abrir la caja, lo que es una garantía de durabilidad y mantenimiento, ya que los componentes no estarán expuestos a la humedad, la lluvia o el polvo.

Otra ventaja que ofrece la NFC es que permite a los operadores de planta y al personal de mantenimiento conocer el estado de carga de las baterías y/o la corriente de la cadena; cambiar los inclinómetros; detectar un posible fallo en el seguidor solar; e incluso cargar los parámetros de funcionamiento, entre otros. Tal y como explica el CTO de PVH, Ivan Arkipoff, «NFC también ofrece la posibilidad de hacer una copia exacta de los parámetros del DBox, el controlador instalado en cada seguidor solar«. 

Con ello, señala, «cada controlador puede ser sustituido por otro de forma rápida y segura, por personal de mantenimiento local sin necesidad de intervención a distancia, y por lo tanto asegurando un mínimo de tiempo de inactividad».con NFC, la empresa demuestra su compromiso con sistemas más seguros y eficientes que mejoran el mantenimiento y aumentan la rentabilidad de sus instalaciones.