La electricidad en el mercado mayorista (pool) marca en los primeros quince días de mayo el precio más bajo en ese mes en trece años, desde que hay registro (2007), a pesar de la ligera subida respecto a abril, de un 1,53%, hasta situarse en 17,92 euros por megavatio hora (MWh).

Este precio se encuentra un 63% por debajo del de mayo de 2019, mientras que el de últimos doce meses se sitúa en 37,54 euros por MWh, el más bajo desde 2010, cuando marcó 37,01 euros/MWh, según el asesor energético para empresas Grupo ASE.

Además, las tecnologías renovables continúan aumentando su peso y alcanzan el 56,5% de generación en lo que va de mes, estableciendo un nuevo récord.

La demanda eléctrica permanece hundida, un 13 % por debajo de la que registraba durante el mismo periodo del año pasado, mientras que la generación desciende un 12 %, un punto porcentual menos, porque también se han reducido las importaciones, en un 8 %.

En cuanto a las tecnologías renovables, la misma fuente ha destacado este lunes, en un comunicado, que la generación fotovoltaica crece un 68,5 % en tasa interanual y «pisa los talones a las centrales de ciclos de combinados de gas, algo nunca visto».

Gran parte de los días de mayo, la producción fotovoltaica está liderando el mix entre las 12 y las 18 horas.

La tecnología hidráulica produce un 68,2 % más que hace un año, a la vez que aumentan las reservas, situándose al 69,3 %, es decir 16 puntos por encima del ejercicio pasado.

En cambio, los ciclos combinados de gas experimentan un descenso del 48 % frente a mayo de 2019 y apenas tienen hueco para entrar, a causa de la baja demanda y a pesar de caídas del 26 % de la producción nuclear y del 22 %, de la eólica.

Las centrales de Almaraz y Ascó están paradas y las de Almaraz II y Cofrentes funcionan a media carga.

ASE ha advertido de que la situación actual, con este nivel de precios, «pone en serios aprietos a las centrales nucleares» y, además, el próximo mes, está programado que coincidan hasta tres desconectadas a la vez.