i-DE, la compañía de distribución eléctrica de Iberdrola, y el Ayuntamiento de Madrid han acordado trabajar juntos en un plan para impulsar la transición energética hacia una ciudad neutra en emisiones, que se concretará en el desarrollo e implementación de un modelo Smart City óptimo para Madrid. 

El acuerdo se alcanza en un contexto en el que las redes eléctricas inteligentes se han convertido en una de las claves del proceso de descarbonización de la economía, favoreciendo la integración de la movilidad eléctrica y las renovables para un mix energético más limpio y descentralizado. De esta forma, el despliegue de la red eléctrica inteligente está permitiendo incorporar la ‘traza neuronal’ de la red para promover un modelo de ciudad con servicios más eficientes y sostenibles. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid desarrolla planes y programas de sostenibilidad en relación con la calidad del aire y el uso eficiente de la energía y tiene el compromiso de lograr un modelo de ciudad neutral en emisiones de gases de efecto invernadero y resiliente frente a los impactos climáticos, en el horizonte de 2050. 

La alianza se ha rubricado esta mañana entre el delegado del área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, y el director de la Región Madrid de i-DE, Efigenio Golvano.

Cuatro áreas estratégicas para una ciudad inteligente

El proyecto -que la compañía ya desarrolla en más ciudades españolas- se centrará en las cuatro áreas estratégicas para una ciudad inteligente, desde el punto de vista de la red eléctrica, como son, la movilidad eléctrica, las infraestructuras de redes, la eficiencia energética y la sensibilización ciudadana:

  • En movilidad, i-DE pondrá a disposición del Ayuntamiento su conocimiento de las redes eléctricas para impulsar un plan de despliegue de puntos de recarga eficiente y competitivo, accesible a todos los ciudadanos.
  • En infraestructuras, se potenciará el desarrollo, la innovación y digitalización de las redes eléctricas para seguir mejorando en los aspectos que intervienen en la calidad de suministro y la atención a los ciudadanos. 
  • En energía, se va a avanzar en la búsqueda de soluciones energéticas sostenibles y eficientes para Madrid, utilizando las técnicas más avanzadas que permitan reducir los costes energéticos de la ciudad.
  • En sensibilización, mediante tecnologías de la información, se proporcionarán datos de la red de distribución relacionados con consumo, integración de renovables y penetración de movilidad eléctrica que ayuden en la gestión óptima y contribuyan a la concienciación de los ciudadanos. 

Monitorización y evaluación del impacto del vehículo eléctrico en la red

Las iniciativas de la actividad de redes de distribución de Iberdrola para promover un modelo energético más limpio, eficiente y sostenible pasan también por favorecer la integración del vehículo eléctrico.

i-DE ha integrado Centros de Control de la Movilidad Eléctrica en sus seis Centros de Control de Distribución (COD) en España –uno de ellos en Madrid-, para monitorizar y evaluar el impacto del vehículo eléctrico en su red de distribución. Los centros proporcionan información dinámica sobre puntos de recarga: ubicaciones según zonas, distribución de consumos por provincias, curva de carga horaria de puntos de recarga y emisiones de CO2 evitadas. Asimismo, realizan seguimiento de la evolución de puntos de recarga y de la potencia solicitada. En un futuro próximo, además del análisis del estado de los puntos de recarga conectados a la red, la integración de herramientas de analítica de datos permitirá elaborar predicciones sobre el impacto del vehículo eléctrico.

Alineado con su estrategia de smart cities, el Centro de Control de la Movilidad Eléctrica ubicado en Madrid permitirá a i-DE colaborar con el Ayuntamiento, facilitándole el acceso a información local sobre el desarrollo del vehículo eléctrico en la ciudad. 

Redes inteligentes y transición energética 

Las redes de distribución eléctrica son el sistema circulatorio del nuevo modelo energético y la plataforma necesaria para la transición hacia una economía descarbonizada, basada en energías renovables y competitivas. 

La transformación de las redes hacia una infraestructura inteligente, más fiable y segura permite dar respuesta a los retos de esta transición hacia una electrificación de la economía, con una mayor integración de renovables, la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes, el consumo descentralizado (autoconsumo) y un consumidor con mayor capacidad de decisión y conectividad.

i-DE ha desplegado cerca de 11 millones de contadores inteligentes –de ellos, 2,1 millones en la comunidad de Madrid- y la infraestructura que los soporta, así como la adaptación de alrededor de 90.000 centros de transformación, a los que ha incorporado capacidades de telegestión, supervisión y automatización.