Actualmente, el Facility Management mueve más de 70.000 millones de euros en España, siendo el segundo sector más representativo en cada empresa, después de los empleados. El Internet de las cosas (IoT) ofrece hoy en día una novedosa solución de monitorización en tiempo real del consumo de energía o agua para este sector, convirtiéndose en una herramienta clave en cuanto a soluciones de gestión y monitorización de infraestructuras, lo que resulta en un ahorro significativo de costes en las empresas y un paso más adelante hacia la transición energética. 

Sensores IoT para la recolección de datos

Para optimizar la recolección de datos, es necesario focalizarse en los sensores IoT, desplegados a lo largo de las infraestructuras, pues son ellos los responsables de decodificar las tramas de los datos e integrarlos a la plataforma. Estos sensores son capaces de recopilar datos meteorológicos, de temperatura y humedad en tiempo real, y de permitir la visualización de altos consumos de energía o de agua, altas/bajas temperaturas, fugas, etc., acortando el tiempo para una respuesta más útima e inmediata en la solución de problemas. 

Plataforma Big Data para ofrecer más servicios 

Contar hoy en día con una plataforma Big Data, que permita el análisis de grandes volúmenes de datos, es una apuesta segura a la optimización y al avance de las estrategias y la gestión del capital humano dentro de una empresa. Por este motivo, es importante romper con los silos y lograr una mayor industrialización en este tema, permitiendo una mayor personalización de cada plataforma y adaptarlas según las necesidades de cada cliente. 

Actualmente, 6 de cada 10 empresas en el mundo han adoptado soluciones IoT. Una de las ventajas más remarcables es la velocidad en la toma de decisiones, aumentando la productividad de la empresa, reduciendo costes de consumo energético y afirmando su compromiso de descarbonización para una más inteligente transición energética.  

Reducir los costes y consumo del sector, el gran reto.  

Siendo España uno de los países de la Unión Europea con el más alto costo energético, las empresas están cada vez más comprometidas a asumir el reto que implica acelerar el proceso hacia una transición energética más eficiente. Uno de los objetivos planteados es la reducción del consumo innecesario de energía en los edificios. Una plataforma Big Data que facilite el monitoreo en tiempo real del consumo de energía gracias a sus sensores IoT, permite a los clientes tener un mayor control sobre el recinto, lo que se traduce en una disminución de costes de hasta un 15% de en sus facturas. 

Internet de las Cosas, una apuesta segura para el Facility Management 

Sin duda alguna, es un hecho que el IoT mejora la productividad y garantiza la eficiencia energética de los edificios, la llegada del Internet de las Cosas en la gestión de instalaciones impulsará el crecimiento del mercado durante el período de pronóstico. El más reciente reporte de “Global Facilities Management Market” registrará un CAGR del 12% para 2023, lo que asegura un futuro prometedor para este sector. 

Eduardo Morejón
Sales Manager de Energisme