Siemens AG ha presentado hoy los resultados correspondientes al año fiscal 2019, que va del 1 de octubre de 2018 al 30 de septiembre de 2019. En este periodo, los pedidos aumentaron un 7%, hasta los 98.000 millones de euros, y los ingresos un 5% hasta los 86.800 millones de euros. Por su parte, el denominado book to value, que mide la fortaleza del balance del grupo y que es mejor cuanto más se eleva sobre 1 se situó en 1,13.

En términos comparables, excluyendo los efectos de la conversión monetaria y de la cartera, los pedidos aumentaron un 6% y los ingresos un 3%, con lo que

la mayoría de las empresas industriales contribuyen al crecimiento del grupo.

El EBITA ajustado del negocio industrial aumentó ligeramente hasta los 9.000 millones de euros, incluyendo un claro incremento en Siemens Healthineers y obteniendo un comportamiento similar al del ejercicio pasado en la mayoría del resto de negocios.

Por su parte, el margen ajustado del EBITA industrial fue del 10,9% y excluyendo las indemnizaciones por despido de 500 millones de euros, este margen se situaría en el 11,5%, dentro del rango orientativo establecido entre el 11% y el 12%.

El beneficio neto se situó en 5.600 millones de euros, ligeramente inferior al del año anterior, como consecuencia de la ausencia de efectos extraordinarios que se contabilizaron el pasado ejercicio, como el efecto fiscal positivo por la transferencia de las acciones de Siemens en Atos SE a Siemens Pension-Trust e.V. y la venta de las acciones de OSRAM Licht AG.

Por último, beneficio básico por acción (BPA) se situó en 6,41 euros, aunque excluyendo las indemnizaciones por despido se elevó hasta 6,93 euros, situándose en el extremo superior del rango de 6,30 euros a 7,00 euros. El flujo de caja libre fue de 5.800 millones de euros, un nivel similar al del año anterior y Siemens propone aumentar el dividendo 0,10 euros por acción hasta 3,90 euros por título.

Para el presidente y CEO de Siemens AG, Joe Kaeser: «El debilitamiento de la economía mundial se aceleró claramente durante el año fiscal 2019. Sin embargo, hemos podido conseguir una vez más los objetivos de rendimiento de Siemens, con un brillante cuarto trimestre. Hemos logrado plenamente nuestras metas para el año fiscal en todos los aspectos! Nuestro posicionamiento estratégico Visión 2020+ está empezando a cobrar fuerza, en particular, gracias al impulso del proyecto Siemens Energy, donde vamos por buen camino. El equipo global de Siemens ha realizado un excelente trabajo una vez más en el año fiscal 2019. Además de un sólido desempeño operativo, también lanzamos con éxito la mayor transformación de nuestra estrategia de negocio en la historia de la compañía. Estoy orgulloso de este extraordinario equipo y con ganas de compartir nuestras tareas en el nuevo año fiscal».