El próximo viernes, día 11 de octubre, en el Teatre L’Amistat de Mollerussa, a las 19:00 horas, Anpier – Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica – celebra en Lleida una jornada dentro de la IV edición del Camino del Sol: para exigir una transición energética justa, seguridad jurídica para los productores fotovoltaicos y la democratización de la generación energética a través de cualquiera de las modalidades de producción que ofrece la tecnología fotovoltaica.

En el acto intervendrán: Robert Hertogs, gestor de grandes cuentas de productores de Holaluz; Albert Mases, delegado de Anpier en Cataluña; Francesc Selga,miembro de la junta directiva de Anpier y Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier

El coste de producción de la energía fotovoltaica en el año 2000 era de 518 €/MWh, mientras que en este año 2019 es de 44 €/MWh. Teniendo en cuenta que el precio medio en el mercado mayorista durante el último año ha sido de 51,46 €/MWh nos encontramos con que la generación fotovoltaica, no solamente no contamina y solo requiere horas de sol para producir energía, sino que, además, está sensiblemente por debajo del precio medio del mercado. El precio euro megavatio hora estimado en el año 2030 será de 33 €/MWh. Todo esto gracias al esfuerzo inversor de las 60.000 familias fotovoltaicas, 6.000 de ellas catalanas.

El precio de la instalación fotovoltaica de 1 MW en el año 2000 era de 7.000.000 €, en cambio en el año 2019 su coste es de 600.000 € y se calcula que en 2030 su coste sea de 450.000 €.

Alcanzar en tan poco espacio de tiempo esta madurez, es un verdadero milagro tecnológico que nunca hubiera sido posible sin el esfuerzo inversor que realizaron, a inicios de esta centuria, pequeños productores españoles y catalanes. Sin el esfuerzo de este colectivo, ahora solo habría una opción para evitar los escenarios más devastadores del cambio climático: paralizar el crecimiento e iniciar sendas regresivas que nos devolverían a situaciones preindustriales.

La demanda de energía eléctrica a 31 de diciembre de 2018 fue de 268.877 GWh en España. Concretamente en la Cataluña es de 47.324 GWh, lo que supone un 17,6% de la energía que se consume en todo el Estado.

Cataluña tiene de media en su territorio 2.555 horas de sol al año y cuenta con 3.570 MW de potencia instalada de energías renovables, 269 MW de ellos son de origen fotovoltaico. 

En España, con 48.612 MW de potencia renovable, 4.714 MW de ellos son fotovoltaicos, se evitaron en el 2018, la emisión de 74.428 toneladas de SO2 y 39.222 toneladas de NO2. Con las previsiones de alcanzar una potencia renovable de 85 GW, de los cuales entre el 20 y 35 GW son de fotovoltaica se evitarán la emisión de 150.181 toneladas de SO2 y 79.144 toneladas de NO2. Además, se estima que en la década 2020 -2030 se evitará emitir a la atmósfera de 330 megatoneladas de Co2.

A lo largo de dos meses, Anpier celebrará 20 actos por toda la geografía española con el eslogan: Por una transición energética justa: “seguridad jurídica, sí y ahora”. El Camino del Sol concluirá el 16 de noviembre, con un gran acto en la ciudad de Toledo que, como en anteriores ediciones, será multitudinario.

En estos actos, Anpier quiere trasladar a la ciudadanía, a los productores fotovoltaicos, a los medios de comunicación, a los políticos y a los responsables de todas las Administraciones autonómicas, las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos.

Los objetivos que se persiguen en esta edición del Camino del Sol son:

  1. Comunicar la importancia de impulsar el cambio de modelo energético a través de una transición energética justa, que reconozca la labor de los pioneros de la generación fotovoltaica, sin los cuales no tendríamos la tecnología necesaria para realizar esta transformación. La fotovoltaica nos permite –gracias a este colectivo- tener energía limpia, barata y autóctona. 
  2. Trasladar la convicción de que no sólo se trata de sustituir las tecnologías de generación, sino también de distribuir la propiedad de las instalaciones de generación, ahora concentradas en pocas empresas en régimen de oligopolio. Los españoles tenemos derecho a autoconsumir energía y a participar del mercado energético a través de parques fotovoltaicos sociales, que redistribuyan los ingresos del sistema eléctrico y beneficien a las economías locales.
  3. Queremos que se atienda y se compense el daño causado a las 60.000 familias españolas, 6.000 catalanas, que destinaron sus ahorros e hipotecaron sus bienes para apoyar el desarrollo de un nuevo modelo energético en España, algo que les fue solicitado por el propio Estado español, y que ahora ven mermada la tarifa que se les ofreció y motivo sus inversiones éticas con recortes de hasta en un 50%.
  4. Subrayar el daño moral que se suma al quebranto económico al contemplar como todos los demandantes internacionales sí logran sentencias que obliga al Estado español a reparar el daño que les fue causado por los recortes retroactivos arbitrarios.
  5. Trasladar a la sociedad y al sector productor toda la información y el asesoramiento que precisen para participar en el sistema energético. El marco regulatorio se ha complicado en los últimos años, pero ANPIER es capaz de aportar todo el soporte que sea preciso para que las pymes y los ciudadanos puedan participar de este sector.

Programa