Según datos de la Unión Español Fotovoltaica (UNEF), ha habido un crecimiento enorme del número de instalaciones de autoconsumo en Cataluña también en el sector doméstico, “Hemos visto un crecimiento enorme en las instalaciones de autoconsumo en Cataluña, no sólo en el sector pyme,sino también a nivel doméstico”. Es el diagnóstico de los delegados de UNEF en Cataluña, Manel Romero y Daniel Pérez. «El sector, sin duda, ha crecido» tras este primer año post-impuesto al Sol, apuntan. Y lo ha hecho en muchas direcciones. UNEF destaca sobre todo empresas del sector agroalimentario: cárnicas, bodegas y distribución frigorífica; así como otras procedentes de la industria química, hospitales, residencias y escuelas. Además, ambos delegados reconocen que se ha notado un repunte importante en el sector doméstico: “se nota que la gente ya ve con buenos ojos el autoconsumo y seguramente por el cambio normativo ya no lo percibe como algo complicado o que implica el pago de impuestos. Empresas instaladoras nos dicen que este año seguramente duplicarán su actividad”.

Asignatura pendiente: una tramitación más ágil a nivel municipal

En el caso de Cataluña, una de las cosas que ambos delegados señalan como pendientes es agilizar la tramitación a nivel municipal, pues “tanto a nivel de la compañía distribuidora como a nivel Generalitat -reconocen-, las cosas funcionan ya razonablemente bien, y son los municipios el principal obstáculo,especialmente los que solicitan licencia de obras para cualquier instalación, incluyendo las domésticas”.

“Con algunas de las compañías distribuidoras estamos volviendo a tener retrasos -denuncian desde UNEF-, seguramente porque se están adaptando al cambio normativo, pero recibimos quejas de que vuelven a tardar meses en terminar la legalización (para instalaciones de más de quince kilovatios)».

Por otro lado, la Generalitat -reclaman desde UNEF- también debe adaptar sus procedimientos para posibilitar que las instalaciones anteriores al Real Decreto 244 se puedan adaptar, porque ya estamos a las puertas -advierten desde la asociación- de cumplir los 6 meses de plazo que dio esa normativa.

Por fin, UNEF apela a los ayuntamientos, «que deben simplificar sus trámites, como también la Generalitat en aquellas instalaciones sobre terreno, donde Urbanismo tarda meses a dar permisos”.