¿Usar drones teledirigidos en obras o canteras? Suena un poco a ficción, pero no lo es. Equipados con cámaras, los aparatos voladores no tripulados se han convertido desde hace tiempo en parte de la vida cotidiana en la planificación, ejecución y documentación de proyectos de construcción, por ejemplo, de bandas transportadoras de kilómetros de longitud. Los expertos de BEUMER, Eugen Doberstein y Lukas Paul, lo comentan en la entrevista. La importancia de los drones está aumentando continuamente. Esto se aplica no sólo a las zonas de difícil acceso, sino también a los lugares de obras.

Sr. Doberstein, ¿cuánto tiempo lleva BEUMER Group utilizando drones en lugares de obras y qué importancia tienen estos aparatos voladores en su trabajo diario?

Eugen Doberstein: Hemos estado tratando con la tecnología de los drones durante unos tres años. En la industria, los aparatos voladores no tripulados se han convertido en un equipo estándar, ya sea para las mediciones topográficas en lugares de obras o para la operación y mantenimiento de instalaciones. Una razón esencial para el aumento del uso es la mayor seguridad de trabajo: hay menos personas (o incluso ninguna) en el lugar de obras que estén expuestas a posibles peligros. En general, estos aparatos voladores son cada vez más importantes para muchas empresas de sectores muy diferentes. Los utilizamos especialmente en la construcción de plantas.

Describa este campo de aplicación. ¿Qué tareas pueden resolverse con los aparatos voladores no tripulados?

Lukas Paul: Si, por ejemplo, los clientes nos encargan el suministro e instalación de una cinta transportadora, debemos hacerles una oferta concreta por adelantado. Aquí es importante evaluar el proyecto correctamente. Por regla general, se dispone de poco tiempo para ello. Una forma efectiva es la fotografía aérea, la cual es evaluada por un software apropiado. Esto ha hecho de los drones un instrumento importante para nosotros. Están equipados con potentes cámaras que proporcionan unos datos de imagen tan buenos que podemos utilizarlas para crear una base de planificación fiable mediante el software.

Por ejemplo, planificamos y suministramos una banda transportadora en Indonesia que transporta el clinker desde la cantera hasta la planta de cemento. La ruta atravesaba el bosque tropical y era de una topografía muy exigente. Con la ayuda del dron pudimos calcular y comparar diferentes rutas. En particular, el corredor muy largo, es decir, la línea sobre la que correrá posteriormente el transportador, requiere una planificación compleja. Con las fotografías podemos ver, por ejemplo, si el terreno es inclinado o si hay edificios, cursos de agua o algo similar en él. De esta manera, podemos adaptar óptimamente la ruta de la instalación a las condiciones. Si estos obstáculos sólo se identificaran en una fase posterior en la ruta, la construcción de un transportador sería mucho más compleja. Dependiendo del tamaño del proyecto, utilizamos los drones para monitorear el progreso de la construcción en una fase posterior, ya sea en áreas de difícil acceso o en lugares de obras de más fácil acceso.

Hubo un tiempo antes de los drones. ¿Cómo se hacían estas tareas entonces? ¿Enviaron un equipo de topógrafos durante la fase de planificación?

Eugen Doberstein: Esto era bastante común, pero era costoso y consumía mucho tiempo – y esto en una fase en la que aún no está claro si el cliente realizará el proyecto. En el mejor de los casos, el usuario conoce el área porque solía transportar el material a granel desde la cantera hasta la planta en camión, por ejemplo. Entonces puede proporcionarnos los datos necesarios y nosotros empezamos a trabajar directamente. Más tarde, Google Earth fue una alternativa. El software superpone geodatos a las imágenes satelitales y aéreas de diferentes resoluciones y muestra esto en un modelo digital de elevación de la Tierra. Sin embargo, estos datos no son tan precisos y actualizados como las grabaciones de un dron, que detectan, por ejemplo, si se ha construido un nuevo edificio o si las rutas de tráfico se han desplazado dentro de una mina.

¿Cómo se benefician sus clientes específicamente de que su equipo utilice drones?

Lukas Paul: Ahorran mucho tiempo y dinero. Si el cliente todavía no está seguro de si realmente quiere emprender el proyecto, le proporcionamos los datos exactos de forma rápida y barata en el momento de la fase de planificación del proyecto con la ayuda de las grabaciones de los drones y nuestros cálculos posteriores. Sobre esta base, el cliente puede tomar su decisión: ¿Vale la pena el proyecto o no? Pero también nosotros nos beneficiamos, entre otras cosas, de mucho menos esfuerzo y, por lo tanto, mano de obra, lo que también se refleja en los costes. Los drones son una excelente solución para obtener una primera vista general.

¿Cómo se han desarrollado los drones a lo largo de los años y qué difícil es controlarlos?

Eugen Doberstein: La tecnología se ha hecho mucho más madura en los últimos años. Los drones son más pequeños hoy en día y su calidad ha cambiado positivamente. Además, las cámaras utilizadas son cada vez más compactas y ofrecen imágenes de cada vez más alta calidad. Los sistemas de estabilización también han mejorado: ahora los aparatos voladores pueden conectarse a determinados satélites y acceder a datos GPS para mantener su posición. Incluso ráfagas de viento fuertes ya no pueden arrastrarlos. Controlar un dron es relativamente fácil hoy en día. Pero, por supuesto, el empleado debe adquirir ciertos conocimientos técnicos. También puede planificar la ruta en el ordenador. Con el software adecuado calcula la ruta de vuelo exacta. Entonces el dron vuela por su ruta designada. También se pueden usar teléfonos inteligentes o tabletas para controlarlo.

Hay dos tipos de construcción: el dron tipo cuadcopter y el dron de ala fija. ¿Cuáles son las ventajas respectivas y para qué uso son adecuadas las versiones?

Lukas Paul: El dron tipo quadcopter es similar en función y características a un helicóptero. Con sus rotores puede permanecer inmóvil en el aire como sus hermanos mayores. Los drones de ala fija, en cambio, son más comparables a los aviones. También tienen un alcance más alto. En uso, están en constante movimiento. Por lo tanto, los drones tipo quadcopter son especialmente adecuados para zonas de despegue y aterrizaje estrechas o cuando tienen que funcionar a baja velocidad. Los usuarios pueden controlarlos manualmente. Sobrevuelan principalmente lugares de obras medianos y pequeños. También se utilizan para muros de cantera e inspecciones estructurales como las de las partes inferiores de los puentes. Como sólo tenemos que medir un corredor para una banda transportadora, utilizamos un dron tipo quadcopter para nuestros proyectos. Si la ruta se extiende a lo largo de varios kilómetros, como fue el caso del fabricante chino de cemento Sichuan Yadong Cement con una longitud total de 13,7 kilómetros, la dividimos en varios segmentos, ya que el dron sólo puede sobrevolar la ruta en tramos debido a su limitado tiempo de vuelo.

¿Qué pasa con las fotos aéreas después, cómo se procesan y cuánto tiempo puede llevar?

Eugen Doberstein: Las fotografías aéreas son corregidas en perspectiva y evaluadas fotogramétricamente. Esto significa: Cuando tenemos las fotografías, un software calcula una nube de puntos a partir de ellas para generar modelos 3D, es decir, modelos digitales del terreno, a partir de las vistas bidimensionales. Esto es crucial para la calidad del trabajo. Dependiendo del alcance del proyecto, este proceso puede durar un día laborable o hasta dos semanas.

¿Qué condiciones legales y técnicas deben tenerse en cuenta al utilizar drones?

Lukas Paul: En Alemania, debemos cumplir con la ley de aviación y las disposiciones estatutarias de la Ley de Tráfico Aéreo y el Reglamento de Licencias de Tráfico Aéreo. Además, existe la ley de derechos de autor y de protección de datos, así como los derechos de propiedad y personales de terceros, que también limitan el uso de los drones equipados con cámaras. En el extranjero, sin embargo, esto no siempre está tan claramente regulado; también puede variar de un país a otro. Todo comienza con si está permitido transportar el dron en el avión a su destino.