Stauff amplía el programa de válvulas de retención de dimensiones 6 hasta 38 con una serie equipada de conexión bilateral para anillos cortantes y presiones de apertura ampliables hasta los 10 bar. Además, también hay nuevas variantes de conexión que están a punto de ser introducidas en el mercado.

Las válvulas de retención son un componente pequeño, pero decisivo, en sistemas de accionamientos hidráulicos. Dejan pasar el flujo volumétrico del medio hidráulico en un sentido y evitan el retorno del flujo en el sentido contrario. Esto contribuye decisivamente al correcto funcionamiento y rendimiento de una máquina.

Un parámetro fundamental en este tipo de válvulas es la presión de apertura. Esta es la presión que se necesita para poder mover el elemento de cierre contra el resorte. La serie de válvulas de retención que Stauff ofrecía hasta ahora ofrece una presión de apertura de máximo 3 bar. Con la nueva serie FI-RVA, la presión de apertura de la válvula se puede ajustar de forma graduada mediante la elasticidad de los resortes integrados en un margen que va de 0,2 hasta los 10 bar.

El sellado durante el cierre se realiza mediante un cono de obturación con resorte y junta blanda con cámara.

La serie estará disponible en todas las dimensiones, desde 6L hasta 38S, e irá siendo introducida gradualmente en el mercado en función de la demanda de los clientes. En un primer paso estarán disponibles las dimensiones 8, 10, 16 y 38. Estas han pasado las pruebas internas (prueba de presión de estallido y prueba de presión de impulsos) y están en estos momentos en la fase de prueba de campo de una conocida empresa alemana de sistemas hidráulicos.

Además de la serie FI-RVA con conexión bilateral para anillos cortantes, Stauff introducirá al mismo tiempo en su programa válvulas de retención con rosca interna unilateral (FI-RVVA y FI-RVZA), así como con rosca interior bilateral (FI-RVIA). Un revestimiento de cinc/níquel de alta calidad garantiza una protección anticorrosión duradera en todas las series.

La presión de apertura de las nuevas válvulas de retención se puede ajustar con precisión mediante la elasticidad de los resortes. Entre las novedades respecto a las series anteriores destaca el incremento de presión de apertura hasta los 10 bares.