El futuro de la transformación digital de nuestra sociedad pasa por la aplicación de téncicas de machine learning que, llevado al mundo de la empresa, será “el factor principal para generar diferenciación y valor de negocio. Esta fue la proyección de futuro expresada hoy por José Manuel García Gavilán, Strategic Customers Director de Google Cloud, durante el curso de verano Els Juliols de la Universitat de Barcelona, organizado un año más por la Fundación Naturgy. En el seminario sobre ‘Digitalización: casos prácticos en 7 sectores’, el directivo de Google Cloud compartió su punto de vista respecto a las áreas en las que está avanzando Google y los resultados de distintas iniciativas que está llevando a cabo en medicina, transporte y, especialmente, en energía.

García Gavilán explicó que, tras seis años de inversión en energías renovables para lograr que la compañía sólo consumiera energía renovable, la aplicación del machine learning les ha permitido reducir su consumo energético en un 40%, “lo que en una empresa que es intensiva en consumo de energía para alimentar su infraestructura de millones de servidores, ha conllevado un ahorro de costes muy importante”.

El directivo de Google hizo un llamamiento a las empresas europeas a invertir en estas técnicas de redes neuronales que “enseñan a los ordenadores a aprender”, para no perder la carrera ante países como Estados Unidos o, especialmente, China.

García Gavilán explicó otros casos en los que Google ha trabajado con estas técnicas de inteligencia artificial como en la medicina, donde han desarrollado una aplicación para reconocer la retinopatía diabética, o en la movilidad, con el impulso del coche autónomo.

Todos los ponentes de la jornada coincidieron en el camino sin retorno que representa la digitalización de los procesos industriales y los servicios al cliente. El profesor de Producción, Tecnología y Dirección de operaciones del IESE Business School, Eduardo Calvo, describió el mundo actual como “digitalmente denso” y aseguró que en lo que se conoce como Industria 4.0, el tamaño y la escala no va a ser lo relevante, sino la agilidad para ofrecer un buen servicio. “La densidad digital disminuye los costes de intermediación y crea nuevos espacios de competitividad”, afirmó, para asegurar después que “para ser eficiente ya no hay que ser grande”.

El punto de vista del impacto de la digitalización sobre el empleo lo ofreció Antoni Garrell, director general de la Fundación para ESDi (FUNDIT). Garrell se hizo eco del dato, aportado por el Foro Económico Mundial, que indica que la automatización eliminará 75 millones de empleos para 2025, pero creará 133 millones nuevos. Por ello, la clave en este cambio será la formación: “No se debe separar la educación en ciencias y letras, y hay que potenciar las capacidades de abstracción”, aseveró.

“Los profesionales del futuro deben ser multidisciplinares, analíticos, polivalentes, proactivos, comprometidos con el desarrollo sostenible y adaptados al cambio técnico-científico constante”. Por ello, “los estudios deben incorporar materias de saberes tradicionalmente humanísticos, como la historia o la filosofía, materias fundamentales de la cultura digital, como Internet o la programación, sin olvidar aspectos claves asociados a la responsabilidad para lograr un desarrollo sostenible”, afirmó Garrell.

La directora general de la Fundación Naturgy, María Eugenia Coronado, recordó que las empresas eléctricas fueron pioneras, en los años 70, en la incorporación de nuevas tecnologías en la gestión, producción y operación de las redes, y destacó el papel actual de la transformación digital  y la innovación  como “uno de los principales vectores de cambio para las organizaciones”.

Los casos prácticos de IKEA España, KPMG (sector bancario), Telefónica Empresas, Altran (caso Sanofi) y Amazon Web Services han completado las exposiciones del curso de verano de Els Juliols, dirigido y moderado por el catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo.