El pasado mes de abril, con el Real Decreto Ley y el fin del polémico impuesto al sol, la energía solar se liberó para todos y como consecuencia se han disparado las instalaciones fotovoltaicas en residencias privadas. En cuestión de meses han aumentado los amigos de la energía del sol y ya es común ver paneles solares en edificios de pisos y en viviendas unifamiliares.

Los tiempos han cambiado y nuestra forma de consumir también. No queremos seguir consumiendo de las fuentes tradicionales de energía sabiendo que existe una alternativa limpia, que además es más barata y nos permite controlar nuestro consumo. Además, autoabastecerse con los paneles instalados en el hogar ahora no implica una desconexión de la red de distribución general y tampoco implica pagar más impuestos.

Según Powen, estos son las cuatro oportunidades que ha brindado la reciente liberalización del sol y del que se beneficiarán quienes se decidan por esta forma sostenible de autoabastecerse:

  1. El cliente, en el centro ecosistema solar: Estamos ante un nuevo modelo basado en la autonomía y la libertad personal. Cada usuario decide sobre su instalación- sin límite ya de potencia contratada- y puede gestionar su consumo de forma remota desde el móvil. Tan sencillo como escoger en nuestro teléfono la música que queremos escuchar, la serie que queremos ver o pagar el ticket del parking.
  1. El presente del ahorro: Las energías renovables han venido para quedarse y ofrecen grandes posibilidades de ahorro. Instalar paneles solares ha quedado, tras el Decreto, liberado de cargos y tasas y ya no implica pagar más impuestos. A partir de ahí una vivienda consumirá la energía que genere, con el consecuente ahorro en su factura eléctrica, que rendirá más cuanto más tiempo esté instalada. Además, muchos ayuntamientos bonificarán hasta el 25% del IBI a todos los edificios no residenciales que instalen paneles, cifra que ascenderá hasta el 50% en el caso de viviendas, como por ejemplo en Madrid capital.
  1. De visionarios a líderes del cambio: Lo que hace unos años podía considerarse una opción de futuro es ya una realidad. ¿Por qué es ahora el mejor momento para instalar energía solar? Porque la fotovoltaica es ya un terreno real y conquistado. Y hoy cada ciudadano tiene la posibilidad de decidir si quiere hacer un consumo inteligente y responsable de la energía con todos sus beneficios.  Y no solo eso: tiene la posibilidad de ser motor del cambio, y conducir nuestras ciudades a hábitos sostenibles que las hagan cada vez más saludables.
  1. El nacimiento del consumidor-productor: Aún hay una vuelta de tuerca más porque el cliente ahora no solo es consumidor, sino que puede posicionarse como parte activa en el mercado energético. Hoy, además, el autoconsumo permite al usuario, además de consumir la energía que produce en su propia casa, verter el excedente de energía a la red, obteniendo un beneficio económico por ello.

El panorama energético que se presenta ante nosotros es radicalmente diferente al sistema tradicional pero la sociedad está preparada para incorporarlo y aprovechar de verdad una fuente natural inagotable como el sol, para vivir mejor y ser más respetuosos con el entorno.