El mercado del material eléctrico ha absorbido conceptos como calidad, seguridad, eficiencia energética o nuevas tecnologías. De hecho, la contribución de los productos que comercializa este sector a la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones eléctricas es indiscutible. Concretamente, el de baja tensión posee intrínsecamente un elevado rendimiento en este campo, que se ha logrado gracias a la inversión de los fabricantes en tecnología, seguridad, diseño y sistemas de producción. Y esta realidad la conocen y valoran los instaladores de energía solar fotovoltaica, -un sector que ha vuelto a la senda del crecimiento- a la hora de optar por un determinado producto.

Prueba de este futuro prometedor, – en el que también puede verse inmerso el sector del material eléctrico -, son los datos registrados por la UNEF, que señalan que el pasado año se instalaron en España 261,7 MW de nueva potencia fotovoltaica, lo que supone un incremento del 94% con respecto a los 135 MW instalados en 2017 y un importante crecimiento frente a los 55 MW registrados en 2016 y los 49 MW de 2015

Seguridad del material eléctrico

Un aspecto fundamental que se debe tener muy en cuenta en el proceso de instalación de cualquier tipo de sistema fotovoltaico es la seguridad, tanto desde el punto de vista del personal instalador como del material utilizado. La seguridad de los materiales, y sobre todo de las personas, en el proceso de instalación y puesta en funcionamiento es una de las fases más importantes y que nunca debe pasarse por alto.

Como componentes estrella, esenciales en este tipo de instalaciones, hay que destacar los cables fotovoltaicos, que deben ser duraderos y seguros, – resistentes a los rayos UV y a los agentes atmosféricos – cumpliendo todos los requisitos específicos del sector. El cable eléctrico de conexión es el elemento principal para el transporte de la energía entre los diferentes elementos integradores de un sistema fotovoltaico. La inmensa mayoría de los principales fabricantes cumplen con los requisitos exigidos, un claro ejemplo de ellos es Phoenix Contact. Es obligatorio y muy conveniente que el cable fotovoltaico ofrezca la garantía del certificado TÜV.

Certificación del TÜV Rheinland

Seguridad y más seguridad es lo que preocupa al mercado: ante transformaciones químicas, climatológicas y ante la posibilidad de que se declare un incendio. Algunos de los requisitos más exigentes en la materia se certifican a través de TÜV que avala y certifica la seguridad, eficiencia y la calidad de estos bienes de consumo. Cumplir con estándares propios de TÜV Rheinland es garantía de reconocimiento. 

Por otro lado, y a la hora de competir a nivel global, es una realidad confirmada que las normas técnicas y su certificación son el lenguaje que hablan los mercados internacionales. De hecho, según la OCDE el 80% de los productos que se comercializan en el mundo están sujetos a ellas, facilitando la exportación de bienes y servicios.

Los estándares ayudan a las empresas a superar con éxito sus grandes desafíos, en campos como exportaciones, innovación, digitalización, formación, responsabilidad social o en el despliegue de nuevos productos. Pero no hay que olvidar que, – en el campo de la energía solar -, para controlar la calidad y rentabilizar la producción de una instalación fotovoltaica, los profesionales también cuentan con sistemas de control y diagnóstico que les permiten obtener importantes ahorros. Estos sistemas de instrumentación y control de procesos se configuran como elemento clave con todo tipo de ventajas en la gestión técnica y en las operaciones de mantenimiento. Gracias a esta unidad de control se realiza una diagnosis interna y se pueden tomar acciones y medidas destinadas a controlar la calidad de la producción de energía y de la propia instalación.

Concienciar sobre la necesidad de cumplir la normativa en materia de seguridad

Los fabricantes de material eléctrico, – y muy especialmente los europeos – están en la correcta dirección de un camino bien trazado hacia la excelencia en todos los ámbitos, pero es obligación de todos exigir y seguir trabajando en el campo de la innovación, la eficiencia energética y de la seguridad del material eléctrico que se fabrica. 

Preocupadas por la calidad y el cumplimiento de la normativa, algunas asociaciones como FACEL (Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores eléctricos y de Fibra Óptica) colaboran en la campaña informativa sobre la aplicación del Reglamento de Productos de la Construcción (CPR) a los cables, promovida por Europacable a nivel europeo. 

Iniciativas de autocontrol del cumplimiento de las normas por el propio sector

Sin duda, la mejor opción para avanzar y dejar atrás que se cuestione el seguimiento riguroso de las normas, es la labor que están realizando las asociaciones del sector lanzando campañas de concienciación sobre la seguridad del material eléctrico. AFME, ADIME y FENIE consideran que la vigilancia es clave para el buen funcionamiento del mercado nacional y por ello han puesto en marcha acciones de comunicación para que el propio mercado conozca y demande el cumplimiento de las obligaciones del Real Decreto 187/2016 que transpone la Directiva de Baja Tensión al ordenamiento jurídico español.

En opinión de AFME y ADIME, el marcado CE ha sufrido durante años una banalización en el mercado y es necesario recordar que es la culminación del exhaustivo proceso de control que se inicia con el diseño y continúa durante toda la fabricación del producto, finalizando con la confección de la Documentación Técnica y la redacción de la Declaración UE de Conformidad.

Comercializar solamente productos de conformidad con la legislación

Esta acción se enmarca dentro de una campaña de concienciación sobre la importancia de que solamente se comercialicen productos de material eléctrico de conformidad con la legislación, dirigida a todos los agentes presentes en la cadena de valor del material eléctrico.

Conscientes de que el Marcado CE brinda el acceso a un mercado de más de 500 millones de consumidores, para informar sobre la relevancia de esta norma la revista Solar News 76 publicó un amplio informe en el que se recogen los objetivos y la responsabilidad de cumplir o no con la normativa.

Más información: GUIA AFME EFICIENCIA ENERGETICA