Se trata de un proyecto de investigación aplicada para la mejora en la evaluación de la calidad óptica de los heliostatos y su directa repercusión en la puesta en marcha y operación de plantas termosolares basadas en la tecnología de receptor central o torre, así como para favorecer la continua reducción de costes de dicha tecnología.

En el proyecto se ha desarrollado un sistema innovador enfocado a solventar las dificultades y deficiencias de los métodos del estado de la técnica. Así, se logra un sistema capaz de caracterizar heliostatos lejanos, que son los que mayoritariamente pueblan  las últimas plantas comerciales construidas. El dispositivo de medición está compuesto por detectores capaces de medir la radiación incidente. Estos detectores se disponen verticalmente sobre un poste o estructura portable, convirtiéndolo en un dispositivo funcional para su uso en plantas comerciales ya existentes, pudiéndose montar varios sobre la propia torre para la caracterización simultanea de varios heliostatos. El procedimiento de medida hace uso del movimiento del sol como elemento de barrido del haz reflejado por los heliostatos, que se mantienen inmóviles asegurando un barrido uniforme, constante y sin los saltos, desviaciones o errores producidos por los sistemas mecánicos.