El Ayuntamiento de Madrid ha adjudicado a Contigo Energía el servicio de consultoría dirigido al estudio previo y preparación de proyectos relativos a la implantación de sistemas de autoconsumo con energías renovables en sus edificios, que figura como Lote 2 en el Acuerdo marco de Servicios Energéticos en Instalaciones del Ayuntamiento de Madrid y sus Organismos Autónomos aprobado por la Junta de Gobierno el pasado mes de marzo. El contrato adjudicado a Contigo Energíatiene un importe máximo de 364.800 € y un plazo de ejecución de cuatro años. La empresa del Grupo Gesternova realizará los estudios de viabilidad y los posteriores anteproyectos, para instalar principalmente autoconsumo fotovoltaico en las edificaciones e instalaciones municipales, analizando sus necesidades energéticas, posibilidades estructurales y soluciones óptimas para que unos 400 centros puedan generar su propia energía renovable, contribuyendo así a una ciudad más sostenible, además del importante ahorro que supone en la factura del suministro eléctrico del consistorio madrileño.

El Acuerdo Marco, con el que el Ayuntamiento quiere avanzar hacia una ciudad baja en emisiones contaminantes y cumplir el objetivo europeo de ahorrar en 2020 un 20% de la energía que consume en sus instalaciones, incluye otros tres lotes: consultoría energética; consultoría para implantación y mantenimiento de sistemas de gestión energética bajo la norma ISO 50001; y medidas y verificación de ahorros. En palabras de Javier Avendaño, Director General de Contigo Energía, “Es fundamental que otros ayuntamientos asuman estas iniciativas como propias al tener el deber ejemplarizante que exigen los ciudadanos, cada vez más comprometidos con un futuro sin emisiones”.

Dentro de su política de sostenibilidad, el Ayuntamiento de Madrid apuesta por introducir cambios en la gestión de sus edificios e instalaciones que permitan implantar una política de eficiencia energética que controle al menos el 80% del consumo municipal, actualmente concentrado en torno a 400 edificios, y de esta manera conseguir ahorros de energía, una mayor eficiencia en el funcionamiento y gestión de las instalaciones, y la  reducciones de las emisiones de gases efecto invernadero, objetivos incluidos en el Plan A.