Estos días se celebra en Katowice, Polonia, la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de 2018 (COP24) en la que se trabaja para avanzar en la aplicación del Acuerdo de París, firmado en 2015. Tres años después de su firma, los objetivos planteados comienzan a materializarse en forma de leyes.

Nuevos y ambiciosos objetivos, el 32% de la energía consumida en 2030 procederá de energías renovables En junio, la Unión Europea alcanzaba un acuerdo sobre la directiva de energías renovables en las que se fijaba como objetivo vinculante que el 32% de la energía consumida en 2030 proceda de energías renovables.

El texto también recoge el derecho al autoconsumo, así como la posibilidad de almacenar la energía eléctrica, instalar y operar sistemas para almacenar y recibir remuneraciones por el excedente vertido a la red. “Este reconocimiento es un paso al frente para que los ciudadanos puedan elegir su propio modelo energético, una visión en la que creemos firmemente.

Todo lo que vaya encaminado en este sentido será una buena noticia tanto para los consumidores privados, como para las empresas y el medioambiente”, reflexiona José Antonio Afonso, responsable de segmento commercial building en Eaton España El impuesto al sol, ya es pasado El acuerdo incluye, además, una enmienda con una importante repercusión en España, y que prohíbe aplicar cargos al autoconsumo.

Se ponía así fecha de caducidad al conocido como “impuesto al sol”, que fue eliminado el pasado mes de octubre. Afonso continua en este sentido: “La eliminación de medidas que limitan las posibilidades del autoconsumo ha inaugurado un clima mucho más propicio para la inversión en nuevas tecnologías que permiten el autoabastecimiento con energía limpia, una oportunidad que España no puede dejar pasar”.

En nuestro país ya se están proyectando e instalando equipos de almacenamiento de energía para optimizar las instalaciones de autoconsumo. La posición geográfica de España implica un enorme potencial en la producción de energía renovable, un atractivo que tiene que ser gestionado de manera eficiente para evitar excesos y derroche de energía, para lo que es clave el desarrollo de sistemas de almacenamiento energético que garanticen la sostenibilidad y el aprovechamiento de las energías verdes, y además facilita un ahorro en el consumo eléctrico.

Una apuesta decidida por parte de Eaton que este año ya ha empezado a instalar estos sistemas de almacenamiento de energía (xStorage) en el entorno doméstico en España. Un hito que podría marcar una tendencia. Según un estudio llevado a cabo por la Agencia Internacional de Energías Renovables, los precios de las baterías de almacenamiento energético para aplicaciones estacionarias podrían descender un 66% en 2030. El almacenamiento se presenta, así, como una opción real y viable, además de contar con una perspectiva económica muy favorable.

Un número cada vez mayor de compañías eléctricas importantes ha realizado movimientos estratégicos al invertir en un mercado de almacenamiento de energía europeo relativamente nuevo en los últimos dos años, según un nuevo informe de Wood Mackenzie Power & Renewables. Este contexto supone un momento decisivo en la transición hacia un nuevo modelo energético español más sostenible que para Eaton tiene que pasar por impulsar de manera definitiva el almacenamiento energético e incentivos para el autoconsumo.

En este sentido, serán determinantes los acuerdos a nivel internacional que se cierren en la cumbre del clima de este año, sin olvidar que España aún tiene pendiente la aprobación de la nueva ley de transición energética y la lucha contra el cambio climático, una oportunidad inigualable para promover la eficiencia energética y el uso de energías renovables en todos los sectores.