La salida del Reino Unido de la Unión Europea conllevará para las empresas una disrupción significativa haya o no haya acuerdo. El Reino Unido es el tercer destino de las exportaciones españolas, con un 6,8% del total y un volumen de 18.950 M€. Las exportaciones españolas a Reino Unido representaron en 2017 un 1,6% del PIB según el INE. Unas 11.700 empresas españolas exportan al país, un 7,2% del total de las exportadoras.

El escenario de no acuerdo, el más duro, podría significar que a partir del 1 de abril de 2019 los productos españoles tendrán que pagar aranceles, las mercancías tendrán que pasar por las aduanas y los productos con componentes británicos dejarán de poder exportarse como europeos. amec ve con preocupación estos posibles cambios y ha iniciado un trabajo de sensibilización hacia las empresas, así como de transmisión de información, con el fin de asegurar que están preparadas para cualquier nuevo escenario. Las actuaciones para minimizar los posibles efectos negativos incluyen sesiones informativas y el acompañamiento a las empresas en la elaboración de sus Planes de Contingencia.

En una de las sesiones celebrada recientemente, los expertos y representantes de amec incidieron en que aun en el mejor de los escenarios las empresas exportadoras necesitan prepararse para definir posibles rutas de acción, considerando entre otras cosas la retirada de stocks del Reino Unido, la revisión de los nuevos acuerdos comerciales, la redefinición del origen de las mercancías y la contratación de personal.