La compañía eléctrica Lucera nació en 2014 con el objetivo de ofrecer una alternativa energética diferente, 100% verde, en la que la eficiencia y el ahorro de los consumidores son los ejes principales de su modelo de negocio, que consiste en ofrecer la luz a precio de coste, y en la que el beneficio se obtiene únicamente a través de la suscripción mensual de los usuarios.

La eléctrica llevó a cabo una ampliación de capital el pasado año con el objetivo de aumentar su crecimiento y consolidar su estrategia financiera. Entre sus inversores se encuentra la petrolera BP, que aportó el 80% del millón de euros de la ampliación (10,49% del accionariado), los fondos K Fund y Daruan Capital, con 10,49% y 5% de accionariado respectivamente, y también los business angels José María Torroja y Walter Kobylanski. Todos ellos decidieron apostar por el proyecto eléctrico de Lucera, que cuenta con un marcado enfoque tecnológico que la diferencia de su competencia y que suponía una innovación en el sector de la energía. Los tres socios fundadores mantienen el control de la empresa con el 55% del accionariado.

Lucera se apoya en sus inversores como socios estratégicos en el mercado eléctrico y continúa desarrollando su proyecto de crecimiento de forma independiente, ofreciendo luz a precio de coste a 12.000 clientes en la actualidad. Su facturación en 2017 fue de 4,5 millones de euros, que la compañía espera aumentar a 7,5 millones en este ejercicio. Según Emilio Bravo, CEO de Lucera, “hemos pasado de tramitar de 400 a 500 nuevas altas mensuales a 1.500 y nuestro objetivo es llegar a 3.000 en enero. Es muy importante para nosotros contar con inversores que apoyen nuestro modelo de energía eficiente para seguir creciendo en número de usuarios y consolidar nuestra posición en el mercado eléctrico”.

En 2019, Lucera prevé una nueva ampliación de capital con el objetivo de encontrar nuevos socios afines a sus planes de desarrollo y así continuar aumentando su cuota de mercado en el sector energético en España.