La planta desaladora de agua del mar de Rambla Morales, construida hace casi 15 años pero que nunca llegó a entrar en funcionamiento, está a punto de cobrar nueva vida gracias a un plan de los regantes de Níjar para ponerla en marcha.

La escasez de recursos hídricos, con unos acuíferos sobreexplotados y con una precaria calidad de las aguas subterráneas, ha impulsado un proyecto del que ya se había hablado en el pasado, pero que ahora puede ver la luz gracias al principio de entendimiento con la actual propietaria, la entidad financiera Caixabank… Leer más