El agua es un bien cada vez más preciado y encontrar maneras de aprovechar su ciclo eficientemente es un reto tanto a efectos del consumo humano como de los procesos industriales. El crecimiento en la población y la industrialización acelerada exigen nuevas soluciones tecnológicas para el tratamiento de aguas residuales. En artículos anteriores hemos hablado de nuevos sistemas de desalinización y depuración. Sin embargo, la industria tiene sus propias necesidades. Y no siempre se trata de agua con el mismo grado de pureza.

Entre los diferentes sectores industriales, la industria del gas y el petróleo se encuentra entre las ocho con mayor consumo de agua. Tal hecho responde a la gran cantidad de agua que se necesita para la extracción de crudo y su posterior refino. El resultado inevitable es una enorme cantidad de aguas residuales, extremadamente difíciles de tratar, tanto por el número de contaminantes presentes como por su variabilidad, que depende de las características del lugar de extracción y de la técnica empleada.

La escasez de agua y regulaciones medioambientales cada vez más estrictas están empujando a este sector industrial a adoptar tecnologías innovadoras que permiten hacer un uso más eficiente del agua e incluso reutilizarla con distintos fines.

El proyecto INTEGROIL presenta una nueva solución para tratar agua de composición variable con el objetivo incrementar el nivel de reutilización del agua en un 50%. Dada su complejidad, el sector del gas y el petróleo es el entorno ideal para la aplicación de esta tecnología, aunque se espera que la solución pueda ser implementada en otros sectores industriales que necesiten tratar aguas complejas.

Una combinación de tecnologías para resolver retos complejos

La complejidad del sector exige tecnologías robustas, flexibles y versátiles. Por ello, INTEGROIL apuesta por la combinación de un abanico de tecnologías probadas que incluyen la flotación por aire disuelto, la filtración por membranas cerámicas y poliméricas, oxidación avanzada y la adición de productos químicos de bajo impacto medioambiental. Las tecnologías serán controladas por un sistema de ayuda a la decisión (DSS), cuyo papel es fundamental para asegurar la integración de todas las tecnologías y su operación de acuerdo con distintos objetivos relacionados con la sostenibilidad. Estos objetivos comprenden un bajo consumo energético, un bajo consumo de químicos, altas conversiones de agua o una combinación de los anteriores.

En resumen, la plataforma INTEGROIL está concebida como un sistema adaptativo (capaz de tratar aguas residuales procedentes de diferentes industrias), flexible (capaz de manejar distintos tipos de aguas residuales y cumplir con las regulaciones establecidas) y fácil de emplear (el DSS permite que usuarios sin amplios conocimientos en tratamiento de aguas sean capaces de operar el sistema).

Plataforma INTEGROIL

Para ello, se ha llevado a cabo una exhaustiva campaña analítica con el objetivo de caracterizar el agua producida en los procesos de extracción de crudo así como las aguas residuales generadas durante los procesos de refino. Los resultados han sido clave para poder adaptar las diferentes tecnologías individuales a las condiciones de operación del sector de Oil&Gas.

Así, cada socio tecnológico involucrado en el proyecto (ACCIONA, LIKUID, REP, BWA, URV y APLICAT) ha podido llevar a cabo el diseño y la construcción de los módulos individuales, adaptados a las condiciones del sector Oil&Gas, para finalmente integrarlos en una única solución.

La solución integrada INTEGROIL tiene 16 posibles modos de operación, dependiendo de la calidad del agua a ser tratada y de la calidad del agua requerida como producto. El DSS propone las distintas configuraciones atendiendo a los criterios de calidad de agua de entrada y salida, considerando criterios de sostenibilidad, y facilitando la visualización de las señales y parámetros que mejoran el proceso de toma de decisión para la optimización de la operación de la planta.

La solución integrada INTEGROIL está siendo demostrada en un escenario representativo de condiciones de extracción de crudo, el llamado upstream scenario y a continuación, se probará en una refinería de la empresa TUPRAS, que constituye la demostración en condiciones downstream.

El proyecto se completa con un detallado estudio de Análisis de Ciclo de Vida (2.-0 LCA Consultants), y actividades de comunicación para apoyar la futura comercialización de resultados, en las que contribuye la European Desalination Society (EDS).

Financiado por el programa H2020 (GA-688989), la tecnología del proyecto INTEGROIL ayudará a los sectores industriales más consumidores de agua a ser más sostenibles aprovechando la gran cantidad de agua generada que puede ser reutilizada.

Más información: www.integroil.eu