El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, y la directora general de Sostenibilidad, Pilar Gómez, han conocido de primera mano las instalaciones de la empresa DKV Seguros en Zaragoza, un edificio desarrollado bajo parámetros de sostenibilidad y eficiencia energética.

Desde Dirección General de Sostenibilidad se trabaja en la revisión de la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático y Energías Limpias (EACCEL). El consejero ha señalado que el Gobierno de Aragón pone el foco en los sectores difusos por ser los más difíciles de regular. “En materia de cambio climático nuestra apuesta es la sensibilización. Son las personas las que toman las decisiones y en definitiva es una cuestión de responsabilidad social y ética». Asimismo, el consejero ha puesto en valor que DKV Seguros sea una empresa comprometida con la sostenibilidad y que colabora, ademá,s con el Gobierno de Aragón en la realización de los talleres participativos que forman parte de la estrategia, cediendo sus instalaciones.

La EACCEL está concebida como un proceso dinámico, en la medida en que pueden adherirse a ella administraciones públicas y otros organismos o entidades a través de sus propios Planes de Acción. En la actualidad hay 324 entidades adheridas, las cuales desarrollan acciones que contribuyen a cumplir con los objetivos de la EACCEL orientados a la mitigación y la adaptación al cambio climático.

La respuesta internacional organizada de los países ante el reto del cambio climático ha evolucionado y se ha ampliado, quedando reflejada en los documentos surgidos de las Conferencias de las Partes de la Convención Internacional de Lucha frente al Cambio Climático de Naciones Unidas desde el Protocolo de Kioto (COP 7 en 1997) al Acuerdo de París (COP 21 en 2015). Es por ello que se ha considerado necesaria la revisión y actualización de la antigua EACCEL con el objetivo de tener una nueva Estrategia adaptada a la situación actual.

La EACCEL se estructura en 10 sectores temáticos, bien por ser emisores de gases de efecto invernadero: Energía, Transporte, Residuos, Industria, Residencial-Comercial; o bien por ser sectores que sufren significativamente los efectos negativos del cambio climático: Biodiversidad, Salud, Turismo, de doble condición: Agricultura y Ganadería y finalmente Educación y Sensibilización como actuación horizontal a todos.

Durante el año 2017, la Dirección General de Sostenibilidad procedió a revisar cinco de los sectores de la EACCEL mediante encuentros participativos que permitieron abrir un debate en la sociedad aragonesa sobre la sintonía de los contenidos de la EACCEL de esos sectores con la actualidad de los programas europeos y nacionales. Durante el año 2018 se revisarán los cinco sectores restantes lo que supondrá la revisión y actualización de la estrategia en su totalidad. Se pretende realizar un taller por cada uno de los sectores estratégicos, en total diez.

Carlos Martínez, director de Servicios Generales y Compras; Mª Luz Ruberte, responsable de la Unidad de Medio Ambiente, y David Munarriz, responsable de la Unidad de Mantenimiento e Inmuebles, han recibido al consejero y se han encargado de la presentación de la compañía y de exponer su compromiso el medio ambiente.

 

El cálculo de la huella de carbono

 

Durante esta visita, DKV ha presentado al consejero el EKOplan, que la compañía desarrolla desde 2004. Ese año, se hizo una medición de la huella de carbono, un gran indicador del impacto medioambiental, y se comenzó a actuar para conseguir reducirla. Y, efectivamente, al término de 2016, la cifra había bajado de 2.780,03 a 516,69 toneladas de CO2.

Para conseguirlo, se fijaron distintos focos de actuación en los que la compañía continúa trabajando: la reducción del papel, del consumo de agua, de residuos, de consumo eléctrico y del impacto de los viajes por negocios. Todo ello, necesita un trabajo de concienciación entre empleados, clientes, proveedores y la sociedad en general, algo en lo que se ha trabajado a través de campañas, comunidades, acciones de voluntario y con una nueva política de compras.

Igualmente, la compañía impulsó la creación de las EKOsucursales, en las que se instalaron luces LED, climatización y ventilación eficientes, se mejoraron los materiales envolventes y se comenzaron a usar materiales sostenibles para conseguir a día de hoy hasta un 55% de reducción del consumo. El mejor ejemplo de edificio sostenible de la compañía es la Torre DKV de Zaragoza, en la que se aplicaron todas esas medidas convirtiéndose en todo un símbolo de la marca.