Con 25 años a sus espaldas, esta empresa zaragozana especializada en calderas industrialesse ha consolidado como líder indiscutible de su sector a nivel nacional, basando su éxito en el desarrollo de proyectos con alto valor añadido, principalmente para el sector energético e industrial.

La fabricación se realiza en las modernas instalaciones de Zaragoza, equipadas con las más avanzadas técnicas, maquinaria y utillajes de última generación, personal homologado y seguimiento total de la trazabilidad del producto.

Los planes de futuro de la compañía pasan por profundizar en su internacionalización, a través de cerneyboilers.com. En todo caso, planean mantener el 100% de su diseño y fabricación en la capital aragonesa, algo que consideran imprescindible para continuar con el altísimo nivel de calidad que les exigen sus clientes.

Energía que no entiende de fronteras
A lo largo de su cuarto de siglo de existencia, Cerney ha instalado sus equipos en una decena de países europeos, en América (Estados Unidos, Perú, México, Cuba…), en Asia (Singapur, Bangladesh, Arabia Saudí…), África (Camerún, Egipto, Marruecos, Tanzania…) e incluso en la Antártida, en concreto en la Base Antártica Española Juan Carlos I.

«En sus inicios, Cerney cimentó su éxito en un profundo conocimiento técnico, especialización y entusiasmo, y con esta base fue creciendo, primero a nivel nacional, y posteriormente a nivel internacional, exportando actualmente un 80% de sus productos», explica José María Herrero, director comercial.

En su gama de productos se incluyen las calderas convencionales, de recuperación de calor de gases a altas temperaturas, híbridas (quemador más recuperación de gases) y calderas eléctricas. El catálogo de productos fabricados por Cerney contempla también un amplio número de elementos complementarios necesarios para el buen funcionamiento de la instalación como los economizadores, que aprovechan el calor residual de los gases de combustión, o los desgasificadores, que se utilizan básicamente para la eliminación del oxígeno presente en el agua de alimentación.

Adaptación total a las necesidades del cliente
Las aplicaciones de la gama de calderas de Cerney al mundo industrial son tantas como los procesos productivos existentes con necesidad de energía térmica y se instalan en lugares como centrales térmicas, termosolares o estaciones de depuración de agua.

El conocimiento del mercado y la experiencia obtenida tras muchos años de trabajo permite que esta empresa conozca las necesidades de los clientes y los puntos críticos de sus procesos para poder ofrecerles una solución adaptada a sus necesidades.

«Nuestro sello distintivo es la adaptación total a las necesidades del cliente, siendo capaz de crear diseños a medida para cada proyecto»‘, destaca el director comercial de Cerney. Muestra de ello es el proyecto de ejecución para la sala de calderas de la planta de producción energética más grande de Grecia que afrontan en este 25 aniversario.