La energía nuclear (un 22,6%), la eólica (un 19,2%) y las térmicas de carbón (17,4%) han ocupado los tres primeros puestos en el ranking de tecnologías para atender la demanda peninsular de electricidad en el 2017. La sequía (con embalses que están ahora al 38% de su capacidad máxima) está dando oxígeno al carbón, que vive en España un inesperada segunda vida. Las escasas precipitaciones han reducido hasta el 7,3% del total la aportación de la generación hidráulica en el sistema eléctrico. Por ello, la demanda debió ser compensada con carbón y gas (que aportaron el 31,1%, casi un tercio de la demanda). El resultado ha sido un aumento de las emisiones de gases invernadero, en contradicción con los compromisos de España al firmar el acuerdo de París contra el cambio climático. Las renovables –cuya potencia instalada no se ha ampliado en el último año– representaron el 33,7% de la producción de electricidad (era el 40,8% en el 2016)… Leer más