Cada vez es mayor el número de ganaderos canarios en zonas aisladas de la red eléctrica que implanta la más moderna tecnología solar como medida de ahorro energético.

La apuesta por la energía solar ha abierto grandes posibilidades de crecimiento en explotaciones caprinas y vacunas de Canarias gracias al desarrollo de la más alta tecnología fotovoltaica, que permite el autoabastecimiento con el consiguiente abaratamiento de costes y la reducción de  emisiones de CO2 a la atmósfera.

El hecho también de que en las islas canarias el autoconsumo energético esté exento de abonar tasas compensatorias –el llamado impuesto al sol- está favoreciendo la expansión de la energía solar fotovoltaica en el sector ganadero.

La delegación en Las Palmas de Gran Canaria de Cambio Energético (http://www.cambioenergetico.com/), empresa pionera de ámbito nacional que centra su actividad en proyectos de energías renovables y eficiencia energética, ha llevado a cabo en los últimos meses algunas de las mayores instalaciones en granjas aisladas de la red eléctrica.

El trabajo se ha centrado en una explotación caprina en Tenerife propiedad de Andrés Vera, una granja ganadera en el sur de Fuerteventura perteneciente a Teresa Hernández, la mejora de la explotación de quesos artesanales Lomo Blanco de los hermanos Teodoro Celestino Peña y Pedro Celestino Peña, y otros dos negocios ganaderos en la isla de Gran Canaria, uno caprino y otro vacuno del empresario Luis Naranjo, que han decidido prescindir de combustibles fósiles como el gasoil, más caro y contaminante, o reducir el consumo eléctrico de forma significativa.

“Hemos utilizado materiales de marcas prestigiosas y las configuraciones más innovadoras en el mercado para garantizar el autoconsumo en zonas aisladas de la red eléctrica, lo que permitirá a los ganaderos obtener de inmediato un ahorro económico importante”, ha explicado Ramón Jesús Domínguez, gerente de Cambio Energético, quien subraya la “sensibilidad” de los cabildos insulares y el Gobierno canario por el fomento de energías renovables.

Los hermanos Teodoro Celestino Peña y Pedro Celestino Peña disponen en su granja caprina de Betancuria (Fuerteventura), fabricante de los quesos artesanales Lomo Blanco, de la mayor planta solar de Canarias para autoabastecimiento de energía.

Además del dispositivo de 120 placas solares que instalaron hace un año, han acoplado recientemente un molino de viento o aerogenerador de 5000W de la marca Bornay para optimizar y mejorar la explotación. “Calculamos que nos hemos ahorrado en el último año más de 20.000 euros apostando por una energía no contaminante. Llevar la electricidad a mi granja me costaba más de 100.000 euros y decidí invertir en energía limpia, consciente de que los recursos de Fuerteventura son el sol y el viento, y el petróleo tiene sello de caducidad”, argumenta Teodoro Celestino Peña.

Otro de los ganaderos que ha incorporado moderna tecnología fotovoltaica en su granja caprina de Tenerife es Andrés Vera, quien ha instalado paneles con placas solares de 270 Wp cada una, un inversor Fronius de 25 Kw nominales, 24 baterías OPZS de 2000 Ah cada una y 3 inversores Victron de 8 Kw nominal. Dicho dispositivo, controlado por un equipo de monitorización online para realizar futuros ajustes y prevenir posibles incidencias, le permitirá obtener un ahorro mensual estimado en 2.000 euros y  picos de potencia de hasta 50 Kw para poner en funcionamiento la ordeñadora, los tanques de frio y las bombas de agua.

En el sur de Fuerteventura la empresaria Teresa Hernández, propietaria de una explotación caprina aislada de la red eléctrica, dispone ya de 60 paneles fotovoltaicos de 265wp cada uno junto con 24 baterías que le suministran 145.920 vatios hora, una inversión que pretende rentabilizar prescindiendo del uso de gasoil, cuyo gasto cuantifica en 1.500 euros al mes. También ha incorporado un inversor- cargador de onda senoidal pura Victron Multiplus y un Fronius Symo que le permiten monitorizar la instalación de 15.000 Wh.

En la sur de Gran Canaria una explotación ganadera caprina cuenta ya con 6.360 vatios pico gracias a sus 24 paneles y, en la zona norte de la isla, otra granja de vacuno ha incorporado 96 módulos fotovoltaicos policristalinos para ganar en autoconsumo, un dispositivo con el que reducirá el 70% del coste de la factura de electricidad.

Todas estas actuaciones sitúan a Cambio Energético entre las empresas estatales con mayor solvencia técnica en el campo de la energía solar fotovoltaica. En la actualidad cuenta con un amplio despliegue de delegaciones dentro y fuera de España.