Después de casi un año de que los grandes partidos políticos se llenasen la boca prometiendo una regulación que evitase que casi 5 millones de personas en España sigan viviendo sin acceso al suministro energético, el Gobierno publica su nueva regulación sobre el bono social eléctrico.
La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha realizado un estudio pormenorizado en el que se analiza al detalle, el impacto que la aplicación de esta nueva regulación tiene en el territorio, en especial sobre las corporaciones locales sobre las que recae en exclusividad el deber de cubrir los gastos generados por su aplicación. Es de destacar  la responsabilidad penal en la que pueden incurrir algunos alcaldes por los próximos cortes de luz de determinadas familias calificadas como vulnerables o muy vulnerables según el criterio del Ministerio de Energía.
Este domingo en EL OBJETIVO de Ana Pastor se nos desveló algunos de los misterios ocultos tras esta nueva regulación a través de su especial  “Quedarse a oscuras”.
Se realiza una radiografía del nuevo bono social, sus características y la forma de proceder en determinados casos.
La voz de los servicios sociales la pone la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales de forma especialmente certera y contundente remarcando las terribles consecuencias que tendrá la aplicación de este Decreto, en especial en la economía de Corporaciones Locales al obligar a realizar un gasto no contemplado previamente, ni presupuestado.
En esta ocasión las eléctricas han puesto en marcha el sistema de servicios sociales, auspiciadas por un decreto del  Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital.Los profesionales de servicios sociales estamos hartos de que un Ministerio como Industria defina “vulnerabilidad” o de que el de Economía defina “riesgo de exclusión” (véase el Código de Buenas Prácticas Bancarias). Los Ayuntamientos deberían estar igual de cansados de que la administración central les obligue a golpe de decreto a asumir gastos cada vez más gravosos e incoherentes.