España puede presumir de ser pionera en Europa en fomentar la economía circular relacionada con la producción y el consumo de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE). Los fabricantes de este tipo de dispositivos son cada vez más conscientes de que es posible hacer frente a la demanda creciente de sus productos reduciendo su fabricación y apostando por un modelo de negocio alternativo y sostenible con el medioambiente.

 

En lo que llevamos de 2017, se han registrado en nuestro país algo más de 126 millones de estos aparatos, un 32% menos que el año pasado en estas mismas fechas, según los cálculos realizados por Back Market -la primera plataforma especializada en tecnología reacondicionada en nuestro país-, a partir de las cifras publicadas en la página web del ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Esto supone casi 60 millones de dispositivos menos en circulación. O dicho de otra forma, en lo que va de año, se han puesto en el mercado 285.486 toneladas de productos electrónicos, casi un 30% menos en comparación con el mismo periodo de 2016.

 

Los productos más numerosos, al margen de los aparatos de alumbrado, siguen siendo los equipos de informática como; ordenadores, teléfonos móviles, impresoras y otros aparatos preparados para su recogida, almacenamiento y su procesamiento de reutilización o reciclado. Aunque los aparatos que más kilos suponen al mercado son los grandes electrodomésticos, por la cantidad de material que se necesita para fabricarlos en comparación con otros dispositivos más pequeños.

 

Los cambios en la ley sobre el tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) en España, que priorizan la reutilización de estos productos frente a su reciclaje; el cambio de mentalidad de los consumidores, que ha traído consigo nuevos hábitos de compra basados en la economía circular y; el crecimiento del mercado de la reutilización de tecnológica; son los principales factores que explican el descenso del número de estos aparatos. Estos tres aspectos no sólo favorecen que se fabriquen menos dispositivos sino que, además, ayudan a reducir el volumen de chatarra electrónica y los niveles contaminación que producen estos artículos.

 

Nuestro país es el primero de la Unión Europea en priorizar por ley, la reutilización de aparatos electrónicos frente a su reciclaje. Los cambios que se aplicaron en el reglamento sobre el tratamiento de RAEE en España obligan a los productores a reutilizar desde este año una parte de todos los dispositivos que ponen en el mercado. El objetivo es fomentar un consumo más eficiente de los productos tecnológicos, alargar su vida útil y reducir el volumen de chatarra electrónica. En 2018, se espera reutilizar el 4% de los productos informáticos y pequeños electrodomésticos y el 3% en el caso de grandes aparatos eléctricos.

 

Otro factor importante para entender por qué se fabrican menos dispositivos es el cambio de mentalidad de los consumidores y los nuevos hábitos de consumo de AEE. Un claro ejemplo es el del Smartphone. España ya es uno de los países europeos donde más se reutiliza este dispositivo. De hecho, según un estudio de Deloitte sobre las tendencias en el consumo de smartphones en nuestro país, el 60% de los consumidores prefiere comprar un teléfono reacondicionado o reparar el suyo y seguir utilizándolo, antes que comprar uno nuevo.

 

Además, cada vez más distribuidores y fabricantes apuestan por el mercado del reacondicionamiento en vez de seguir fabricando productos de forma descontrolada. Hay que recordar que la basura electrónica ya es el residuo que más crece en España y es uno de los desperdicios que más contamina en la actualidad. Desde Back Market recuerdan que sólo con la reutilización de smartphones en nuestro país, se evita la emisión de 60.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y se ahorran 24 millones de litros de agua cada año. “Desde nuestra llegada a España hemos vendido 40.000 productos reacondicionados, lo que se traduce en un ahorro a nuestro entorno de unas 6 toneladas de basura electrónica. Si tenemos en cuenta que la mayoría de las ventas se corresponden con aparatos poco pesados como smartphones o tablets, se trata de una cantidad considerable”, concluye Thibaud de Larauze, CEO de la plataforma.