Todos los diseñadores de hardware conocen bien las técnicas de aislamiento galvánico para aislar eléctricamente dos áreas de un equipo electrónico. Las técnicas de aislamiento se usan tanto para asegurar muy bajas corrientes de fuga como para separar eléctricamente zonas para evitar interferencias electromagnéticas (EMI).

Las dos técnicas de aislamiento galvánico más usadas son el transformador de aislamiento, tanto a nivel de red eléctrica (230 o 400V) como a nivel de circuitos de señal y potencia (ej. Ethernet, audio, fuentes conmutadas tipo “flyback”, etc.) y el optoaislador, profusamente usado en todo tipo de circuitos.

Las dos técnicas tienen limitaciones de funcionamiento a alta frecuencia y el transformador no funciona en circuitos de corriente continua.

Conoce en este post otras técnicas de aislamiento para mejorar la compatibilidad electromagnética (CEM)… (Leer más)