Podo, la comercializadora independiente de luz y gas de última generación, y la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (AGREMIA), cuya finalidad es contribuir al desarrollo y crecimiento de las empresas del sector en la Comunidad de Madrid, han firmado un acuerdo de colaboración para que los asociados a AGREMIA puedan prescribir y ofrecer a los hogares y pymes los servicios de Podo con mayores facilidades.

 

Por este convenio, las más de 2.000 empresas instaladoras asociadas a AGREMIA podrán prescribir e intermediar los productos de Podo bajo un marco de trabajo sistemático y ordenado. Juntos, impulsarán el conocimiento del “concepto Podo” entre los instaladores y simplificarán y agilizarán los trámites necesarios para las consultas, las altas o los cambios de comercializadora. El objetivo es facilitar herramientas con las que el instalador puede reforzar su papel como figura de confianza en la cadena de suministro y, en última instancia, procurar la mayor transparencia y calidad de la información y los servicios energéticos a hogares y pymes.

 

La firma de este convenio ilustra el apoyo de la Asociación de los instaladores a las nuevas comercializadoras independientes, cuyo crecimiento está viviendo un punto de inflexión y cuyas marcas son cada vez más reconocibles para los usuarios, como Podo. A cierre del primer trimestre del año[1], más de 1,7 millones de clientes residenciales y pymes del mercado libre tenían contratado su suministro de luz con una comercializadora independiente, lo que representa un 25% más que hace un año (un 53% más que hace dos) y una cuota de mercado que alcanza ya el 9,6%.

 

Para AGREMIA, que representa a más del 85% de las empresas de la Comunidad de Madrid que se dedican al sector de las instalaciones y de la energía, el convenio se enmarca dentro de la política de AGREMIA para favorecer las alianzas que contribuyan a la mejora de la profesión mediante la colaboración con organizaciones y entidades afines o complementarias. En este sentido, su directora general, Inmaculada Peiró, expresó su satisfacción por rubricar este convenio “con una compañía de nueva generación como Podo, que está despuntando en el sector de la luz y gas con un modelo de negocio innovador y con la que compartimos la visión respecto a la dirección en la que debe evolucionar el sector”.

 

Para Podo, el convenio responde a su objetivo de propiciar las mejores condiciones posibles para que, sea por el canal que sea, el cliente residencial y pyme —a los que Podo se dirige— pueda recibir el mejor servicio. Joaquín Coronado, consejero delegado de Podo, afirmó: “Los instaladores son grandes prescriptores de los servicios de luz y gas y queremos trabajar estrechamente con ellos para que conozcan a fondo la oferta de Podo, su manera de trabajar, el ahorro que puede procurar al cliente y, en general, el nuevo concepto que representamos en cuanto a suministradores de servicios energéticos”.