Con la Ley de Cambio Climático en cuyo despliegue está trabajando la Generalitat de Cataluña como marco de referencia, la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP) se ha reunido con representantes de la Administración catalana – el Servicio de Cualificación Ambiental, la Oficina Catalana del Cambio Climático y el Área del Control del Parque Ordenación y de I+D+I de la Edificación de la Agencia de la Vivienda de Cataluña – para intercambiar información y buscar puntos de colaboración de cara a avanzar en la estandarización de los Edificios de Consumo Nulo (ECCN) en Cataluña, tanto en las nuevas construcciones como mediante la rehabilitación de los inmuebles ya existentes. 

Para Bruno Gutiérrez Cuevas, vicepresidente de la Plataforma de Edificación Passivhaus, “la nueva Ley de Cambio Climático aprobada por la Generalitat es de vital importancia para alcanzar la mayor eficiencia energética en todos los ámbitos, y una clave es la construcción y rehabilitación de edificios, responsables de un altísimo porcentaje de la energía que consumimos. Las reuniones mantenidas con los representantes de la Generalitat de Cataluña han sido de especial utilidad para poner en común posturas y avanzar en la utilización de los criterios que marca en construcción y rehabilitación de edificios y viviendas el estándar Passivhaus, uno de los más exigentes del mundo en cuanto a eficiencia energética”. 

Un edificio o vivienda con certificación Passivhaus garantiza el consumo casi nulo de energía para la climatización, permitiendo un ahorro energético de hasta el 90% frente al de un edificio convencional; evita defectos o patologías en los edificios que propician la formación de condensaciones o mohos; y alcanza excelentes niveles de confort térmico y acústico, así como una altísima calidad del aire interior. Además, disminuye sensiblemente la huella de carbono y otros daños ambientales derivados de nuestro excesivo consumo energético y, muy importante, es una herramienta clave para disminuir el ratio de pobreza energética de un país. 

Desde su creación en España en 2008, PEP trabaja como asociación sin ánimo de lucro para concienciar a administraciones públicas, ciudadanos, organizaciones y profesionales de la necesidad de establecer medidas que hagan que se apueste definitivamente por la construcción y rehabilitación de edificios y viviendas para convertirlos en ECCN y, en este marco, promover el estándar Passivhaus y divulgar sus ventajas.

Los recientes encuentros mantenidos con los diferentes servicios y oficinas de la Generalitat han puesto de manifiesto el enorme compromiso que el ente catalán tiene para con la preservación del medio ambiente, la sostenibilidad y la eficiencia energética, y han permitido a PEP avanzar para explorar ámbitos de colaboración conjunta en tanto que el estándar Passivhaus es un referente en materia de eficiencia energética en la edificación y rehabilitación, tal y como lo demuestra que en países europeos como, entre otros, Alemania, Francia o Inglaterra, las edificaciones certificadas Passivhaus se cuentan por decenas de miles. 

Como parte de esta colaboración, PEP se ha brindado a formar parte activa de los grupos de trabajo en materia regulatoria sobre Cambio Climático que desarrolle el ente público para conformar la nueva legislación, y asesorar y formar a sus profesionales y técnicos en los criterios Passivhaus de edificación y rehabilitación. 

En opinión de PEP, es necesario que se amplíe y formalice el compromiso por parte de las administraciones públicas y de los agentes políticos para impulsar los ECCN y defender las buenas prácticas en construcción energéticamente eficiente. La ambigüedad de la definición formal de ECCN que ha hecho recientemente la Administración Central crea una brecha que dificulta avanzar en el cumplimiento de las exigencias europeas en materia de construcción sostenible. Hay que trabajar para que eso no ocurra en Cataluña, que está ahora en un momento clave para lograrlo el despliegue de la Ley de Cambio Climático.