Giro en la posición española sobre energías renovables y autoconsumo en las negociaciones europeas – solarnews.es

Giro en la posición española sobre energías renovables y autoconsumo en las negociaciones europeas

    El 11 de junio, los ministros de Energía de la Unión Europea se han reunido para revisar la posición a adoptar en la próxima ronda de negociaciones con el Parlamento Europeo y la Comisión sobre la revisión de la directiva europea de energía renovable. Con ocasión de esta reunión, activistas de Greenpeace han instado a los ministros de Energía de la UE reunidos en Luxemburgo a cumplir sus compromisos climáticos y dejar de restringir los derechos de las personas a producir y compartir su propia energía renovable.

    El grupo de 35 activistas de varios países esperó a los ministros con pancartas que decían: “Nuestro sol. Nuestra energía. Nuestro futuro” y “Renovables impulsadas por las personas = acción climática”. Los ministros que llegaron a la reunión fueron recibidos en la entrada principal, la zona de descenso subterráneo y la carretera de acceso posterior. Los activistas también desplegaron un sol gigante cubierto de selfiescon mensajes de cientos de europeos que piden a la UE que impulse una transición rápida desde los combustibles fósiles y la energía nuclear hacia las energías renovables en manos de la ciudadanía.

    Greenpeace valora positivamente el giro de la posición del nuevo Gobierno español que, al contrario que el anterior ejecutivo, ha apostado por una mayor ambición en el objetivo de renovables (al menos 35%); por unos objetivos vinculantes a nivel nacional y por habilitar el derecho ciudadano al autoconsumo eliminando incluso el impuesto al sol. La próxima ronda de negociaciones a tres bandas está programada para el 13 de junio en Estrasburgo.

    Las conversaciones del 13 de junio determinarán el objetivo de energías renovables de la UE para 2030, así como las normas que regirán los proyectos de energía renovable en los que participan las compañías eléctricas, las comunidades locales y los hogares. Los negociadores se reúnen por quinta y posiblemente por última vez.

    La decisión de impulsar las energías renovables podría acelerar la transformación del sistema energético europeo, llevando a casi la mitad de todos los europeos a producir su propia energía renovable para 2050, y ayudando a la Unión Europea a cumplir sus obligaciones en virtud del acuerdo climático de París. Pero un grupo importante de los Gobiernos son reacios a quitarle el control del sistema energético a un pequeño grupo de compañías eléctricas fuertemente subsidiadas a pesar de que el Parlamento y la Comisión europeos están a favor.

    “El cambio de posición de España es muy positivo ya que, junto con Italia, se desmarca de los países que niegan el derecho ciudadano al autoconsumo”, ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de energías renovables de Greenpeace. “Al igual que no se puede ir en una bicicleta a la que le falta una rueda, no es posible luchar de forma realista contra el cambio climático sin impulsar un crecimiento más rápido de las energías renovables”.

    ¿Qué está en juego?

    Los negociadores debaten cuál debería ser el objetivo de energías renovables 2030 de Europa. El objetivo establecerá la cantidad mínima de energía que deberían suministrar las energías renovables en toda Europa para 2030.

    En 2014, los líderes de la UE respaldaron un objetivo mínimo del 27%. Sin embargo, esto no tiene en cuenta los compromisos de la UE en virtud del acuerdo climático de París.

    El Parlamento Europeo respalda un objetivo mínimo del 35 por ciento, mientras que las ONG como Greenpeace reclaman un objetivo mínimo del 45% de energías renovables.

    Otras medidas consideradas, respaldadas por el Parlamento Europeo, permitirían a los europeos asumir un papel más activo en la transición a la energía renovable, por ejemplo, alentando el uso de contadores inteligentes con pleno acceso a la información por parte de los usuarios y paneles solares. Por primera vez, la UE podría reconocer el derecho de los ciudadanos a producir, almacenar y vender electricidad renovable, libre de trámites burocráticos y sanciones, incluidos los impuestos sobre la energía renovable que las personas producen y consumen.

    Bélgica, Francia, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia han apoyado públicamente la necesidad de abordar el cambio climático. El cambio de Gobierno en España e Italia podría haber afectado positivamente las negociaciones.

    Otros temas controvertidos

    Otro tema controvertido es el intercambio de electricidad o la “medición neta virtual”, que permite a las personas que no poseen su propio techo participar en proyectos de energía renovable en otros lugares. Por ejemplo, la electricidad generada por paneles solares en un techo podría acreditarse a las facturas de personas en otros edificios que participan en el proyecto. Los municipios también pueden usar este intercambio de electricidad para colocar paneles solares en los techos más adecuados y otorgar créditos de electricidad a quienes más los necesitan. Por ejemplo, la ciudad griega de Thessaloniki ha instalado paneles solares en el techo de una escuela secundaria y ha otorgado créditos de electricidad a un refugio para víctimas de abusos domésticos cercano a la escuela. Bélgica y Eslovenia también están considerando introducir una legislación que permita el intercambio de electricidad en este sentido.

    Los negociadores de la UE también están discutiendo las normas sobre bioenergía, incluido un nuevo objetivo renovable para el transporte, que corre el riesgo de alcanzarse con biocombustibles insostenibles elaborados con aceite de palma y soja producidos a base de  destrucción de ecosistemas valiosos.