Indra ha culminado una parte significativa de su transformación con el Plan lanzado en julio de 2015. Ha revertido la salida de caja, mejorando significativamente su situación financiera, y ha acometido un profundo proceso de transformación, que acrecienta sus operaciones, sus procesos, su capacidad competitiva y su cultura.

La compañía tiene hoy un balance saneado, genera caja de forma sostenida y su deuda neta está situada en su nivel más bajo desde el máximo de 2015. Desde mediados de 2015 hasta el cierre de 2017 ha generado un Free Cash Flow acumulado de 775 millones de euros, que ha destinado al plan de reestructuración, la adquisición de Tecnocom, financiar las pérdidas por proyectos onerosos, nuevas inversiones y reducir deuda.

Tras estos resultados, Indra ha presentado hoy su Plan Estratégico 2018-2020, que persigue completar su transformación y crecer de forma rentable. El Plan está basado en cuatro grandes iniciativas.

  • Especializar el modelo operativo a través de la filialización de TI, para mejorar la orientación a resultados, la agilidad y la flexibilidad estratégica.
  • Continuar evolucionando el portafolio de productos para dotarlo de un mayor valor añadido.
  • Acelerar la transformación comercial para convertirse en una compañía orientada a ventas.
  • Continuar mejorando la productividad para incrementar su competitividad y márgenes.

El Plan de Indra, además, se va a desarrollar en un entorno de mercado positivo. La digitalización está transformando todos los negocios y generando grandes oportunidades para todos los proveedores tecnológicos. Y al mismo tiempo, todos los mercados en los que Indra está presente van a crecer de forma destacada. Así, la tasa anual acumulada compuesta de crecimiento esperado hasta 2020 de las TI digitales será superior al 10% y la de las TI tradicionales será del 3%; la de Defensa y Seguridad, del 5%; la de Tráfico Aéreo, del 4%; y la de Transportes, de más del 10%.

Los objetivos financieros fijados para el año 2020, tomando como base  las cifras alcanzadas en 2016, son:

  • Un crecimiento de los ingresos de un ligero crecimiento de dígito simple (low single digit) en tasa anual acumulada compuesta, desde los 3.120 millones de euros de 2016.
  • Un crecimiento del EBIT en tasa anual acumulada compuesta superior al 10%. El EBIT de 2016 fue de 179 millones de euros.
  • Una generación de Free Cash Flow de entre 550 y 650 millones de euros.
  • Un CAPEX de entre 150 y 200 millones de euros.

El Free Cash Flow generado en el período 2018-2020 se destinará a financiar el crecimiento (se duplicarán las inversiones), reducir aún más el apalancamiento financiero y retomar la política de dividendos.

El Plan Estratégico ha sido expuesto en el transcurso de un Investor Day por Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, quien estuvo acompañado por Javier de Andrés, consejero delegado, y los directores generales Manuel Escalante (Defensa y Seguridad), Gonzalo Gavín (Gestión de Tráfico Aéreo), Berta Barrero (Transporte), Cristina Ruiz (Tecnologías de la Información) y Javier Lázaro (CFO), así como los directores del área de TI Sergio Martín, Borja Ochoa y Luis Abril.