La sesión de la tarde del 22 de noviembre de 2017, último día de celebración del I Congreso Europeo sobre Construcción, Habitabilidad, Economía y Liderazgo, ePower&Building THE SUMMIT 2017 –días 22 y 23-, organizado por IFEMA en el Auditorio Sur de la Feria de Madrid, se centró en la el “Liderazgo y modelos de creencias”.

Las dos primeras ponencias corrieron a cargo de Ludwig Rongen, CEO Estudio RoE (“Liderazgo y eco – ciudades mundiales en 2030, una visión esperanzadora del cambio que nos espera, conflictos mediante”), y de Alfredo Muñoz, ABIBOO Estudio (“Nuevas estrategias de expansión”). Los dos arquitectos expusieron dos estrategias de arquitectura y ciudad a escala mundial. En ambos casos, desde la escala local y de sus primeros encargos, hasta la dimensión mundial de sus estudios, el primero con sedes en Alemania y China, el segundo, con sedes en España, Estados Unidos e India. Rongen, dividiendo su ponencia en hechos, tendencias y visiones, elevó sus ideas desde la casa a la fábrica y grandes edificaciones generando nuevas ciudades. Sus claves han sido el auto-abastecimiento de energía limpia, reutilización, nuevos materiales y un seguimiento constante a la idea de movilidad y el encuentro como génesis de la ciudad.

Muñoz, a través de una maravillosa secuencia de proyectos para una familia en España y 1 millón de familias en India, expuso cómo se altera conceptualmente la intelección de ambas dimensiones aun operando bajo los mismos conceptos. Lo hizo desde la experiencia diaria de trabajar en tres estudios simultáneamente y en tres continentes. Su capacidad se mantiene en producción 24 horas en todo el planeta, con equipos multidisciplinares y multiculturales, con idea de la propiedad intelectual diferente, con necesidades de vida y casa completamente diversas. Un apasionante recorrido por la idea de liderazgo global y cómo gestiona su día a día desde la experiencia, el conflicto y los resultados.

Enrique Corral Álvarez, Director General de la Fundación Laboral de la Construcción, abordó “La cualificación de nuestros profesionales: ¿estamos preparados para el nuevo escenario?”, en donde destacó la buena cualificación de los profesionales en España a nivel universitario. A través de las titulaciones universitarias en este ámbito, proporcionadas por el Ministerio de Educación, salen 42.000 alumnos cada año y una media de 10.000 se incorporan al mercado laboral, con lo que si consideramos 40 años de vida laboral, significa que hay alrededor de 400.000 profesionales, lo cual representa el 40% del millón de puestos de trabajo que hay en este sector. El grado de empleabilidad aquí es superior a la media respecto a otros segmentos económicos.

Sin embargo, el panorama no es tan halagüeño, en lo que se refiere a la Formación Profesional, ya que con 6.200 alumnos que salen de las aulas al año y los 3.500 ingresos en el mercado laboral, “significa que estamos cubriendo sólo el 2% de las necesidades de profesionales”. Una alternativa podría ser la formación de adultos, de profesionales que ya trabajan en el mercado laboral. En este sentido, el ponente destacó los certificados de profesionalización, concedidos a través del Ministerio de Trabajo. Concluyó señalando que el sector camina hacia el trabajo en competencias verdes y digitales, y destacando la necesidad de una mayor implantación del BIM.

Seguidamente, Gustavo Núñez, Director General de Nielsen España y Portugal, presentó el modelo de “Home Consumer y su hábitat conectado”, donde desarrolló una nueva figura de consumidor, un ciudadano bipolar, que busca aquellas viviendas que hagan su vida más fácil, y le permitan, de forma aislada, estar hiper conectado con el resto del mundo, tanto en el ámbito laboral como en el social.  Las últimas estadísticas revelan que,  “el  40% de los ciudadanos haría una remodelación  de su hogar”, específicamente en el ámbito de la decoración, y esto es porque, tanto la digitalización como las nuevas tecnologías exigen una redistribución de la estructura de la vivienda, que se adapte a las nuevas necesidades de sus consumidores.

De esta forma, ahora el centro neurálgico del hogar se encuentra en la cocina, y el cuarto de baño transforma su antiguo concepto de entorno poco acogedor, pasando a asociarse al bienestar personal y a la vida social, pues según las estadísticas, “el 40% de la población confiesa que lleva el móvil cuando acude a esta parte de la vivienda”. Surge, así, un nuevo concepto de  hogar que responde a un nueva idea de ciudadano que es relacional, consumista y, sobre todo, híper conectado. En definitiva, se presenta un innovador modelo de casa autómata y personalizada que cumple con las expectativas de flexibilidad, usabilidad, seguridad e híper conectividad de sus usuarios.

Posteriormente, Luis Antonio Martínez, Socio Fundador de Passivhaus Consultores, centró su intervención en “El usuario de Edificios de consumo casi nulos”, basándose en los resultados del Estudio “Indagando en el nuevo perfil del usuario del edificio de consumo casi nulo”, proyecto financiado por ePower&Building, Rotto-Frank, Zehnder, Knauf Insulation, Inn Solutions y Griesser.

Dicho informe se gestionó en torno a cuatro parámetros esenciales: Tecnología, Engagement, Know-How Hábitos Asimilados y Conocimiento Institucionalizado y Reglas Explícitas. Entre los resultados destacaron , según Martínez, que, “el 58% de la población establece directamente una relación directa entre la salud, el bienestar y el hogar”.  En cuanto al nivel de consciencia sobre el  tema de investigación, “el 56% de la población afirmaba  haber oído hablar de edificios de consumo energético casi nulo”, sin embargo,  “el 88% nunca había oído hablar de edificios pasivos”.  Nos encontramos ante un usuario que se encuentra en evolución a la hora de tener consciencia sobre los problemas de aislamiento y pérdidas de calor, pero que a la vez, se siente muy solo para  comprender cómo cambiar sus hábitos de la forma en que se lo exige un edificio pasivo. En definitiva, el  usuario  quiere ser activo dentro de un modelo de construcción donde el aislamiento es pasivo, y presenta una confusión dominante en cuanto a conceptos como ventilar o climatizar, lo cual dificulta sustancialmente la asimilación poblacional del estilo de construcción de las passivhaus.

Germán Velázquez, de VArquitectos, cerró esta última sesión de “Liderazgo y Modelos de Creencias”, con la conferencia de clausura: “¿Y, al final, cómo comenzó todo para nosotros con los edificios de consumo casi nulo y pasivo? ¿Qué nos está obligando a pensar?”, donde mostró numerosos proyectos en los que se estaba aplicando el modelo de construcción de las Passivhaus, un concepto que comenzó en Alemania, en 1991, y llegó a España una década más tarde. El objetivo de la Passivhaus es,  “construir viviendas de eficiencia energética que permitan reducir al máximo la demanda de calefacción”. Con la finalidad de asegurar esta meta, existen parámetros de calificación energética que las certifican como edificios de consumo casi nulo.

Para conseguir dicha certificación se precisa de un buen aislamiento, basado en el previo cálculo, la utilización de carpinterías certificadas (triple vidrio para evitar pérdidas de calor), un  sistema ventilación con recuperación de calor, conseguir una hermeticidad alta, y por supuesto,  minimizar los puentes térmicos para lograr así una mayor eficiencia energética. De esta forma, este tipo de viviendas consumen hasta 4 veces menos que otras con modelo construcción tradicional, y con un sobre costo de solo el 3%, consiguen mejorar sustancialmente el balance energético anual.  El primer palacio de congresos del mundo basado en el modelo de Passivhaus  es el de Vitoria, un proyecto llevado a cabo por VArquitectos, que demuestra que este nuevo concepto es aplicable a cualquier tipología constructiva, así como proyectos de obra nueva o de rehabilitación.

Para finalizar con el I Congreso Europeo de Construcción, Habitabilidad, Economía y Liderazgo, ePower&Building THE SUMMIT 2017, su Director Raúl Calleja, realizó un pequeño recorrido por las principales conclusiones extraídas de las ponencias desarrolladas a lo largo de estos dos días de Congreso. “En los próximos años, el objetivo de la construcción estará en hacer más sostenibles nuestras ciudades”, dijo, para añadir que “el ciclo de vida y la usabilidad serán los protagonistas, a la vez que el cliente se convierte en el centro de todo. Se buscará la economía y la habitabilidad de las personas: salud, bienestar, eficiencia, sostenibilidad, etc”.

Según Calleja, es preciso girar en torno a una transversalidad  sectorial necesaria para alcanzar todos estos objetivos. El criterio de inversión no puede ser el único, pues a partir de ahora, hay que tener mucho más en cuenta la post venta, toda la vida útil del producto. De acuerdo con sus palabras,  “este no es un proceso de transformación lejano, ha llegado y está aquí. Se trata de un nuevo modelo de construcción inteligente y sostenible y se necesitan soluciones integrales que respondan a este modelo.  Estamos en la era de la digitalización, donde la hiperconectividad se encuentra en todos los ámbitos, necesitamos edificios y datos inteligentes, y sobre todo inteligibles, ya que todo lo que pueda ser conectado será conectado”.