EDP Renováveis (Euronext: EDPR), líder mundial en el sector de las energías renovables y uno de los mayores productores mundiales de energía eólica, ha anunciado hoy que a 30 de junio, la compañía gestionaba una cartera de explotación de 10,4 GW repartida en 11 países, de los cuales 10,1 GW estaban totalmente consolidados y 356 MW lo estaban por el método de puesta en equivalencia patrimonial (participaciones en España y Estados Unidos). El año pasado, EDPR añadió 707 MW a su capacidad instalada (428 MW en Estados Unidos, 200 MW en México y 79 MW en Europa).

Entre enero y junio de 2017, EDPR ha suministrado 14,5 TWh de electricidad ecológica (aumento interanual del 9%), ahorrando así la emisión de 12 millones de toneladas de CO2. El aumento de la producción se vio favorecido principalmente por las instalaciones de capacidad (la capacidad media aumentó un 8% interanual) y unos recursos eólicos en sintonía con la media. El factor de carga registrado en el primer semestre de 2017 fue del 34%.

 

Resultados financieros

Los ingresos de EDPR ascendieron a un total de 988 millones de euros en el primer semestre de 2017 (aumento interanual del 11%). El precio de venta medio en el periodo alcanzó los 60 EUR/MWh (estable en términos interanuales) y refleja un precio de venta superior en Europa (aumento interanual del 4%), un precio estable en Norteamérica y un precio inferior en Brasil (descenso del 16%).

El EBITDA aumentó un 11% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, hasta los 719 millones de euros, gracias al incremento interanual de la producción, a pesar del alza en otros costes de explotación (incluidos impuestos) principalmente como consecuencia de la subida de la capacidad operativa. El EBIT aumentó hasta los 459 millones de euros (incremento interanual del 30%) como resultado del descenso de los costes de amortización, incluidas pérdidas por deterioro y excluyendo subvenciones públicas.

Los costes de amortización cayeron un 12% interanual, lo que refleja el cambio de EDPR en su calendario de amortización de 25 a 30 años, que compensa el efecto negativo del aumento de la capacidad operativa.

El beneficio neto del primer semestre del año alcanzó los 134 millones de euros, mientras que el beneficio neto ajustado registró un alza del 16% interanual hasta los 122 millones de euros (partidas no recurrentes: 1S2016 -47 mill. EUR; 1S2017 +12 mill. EUR, incluido el efecto de la actualización del calendario de amortización).

El flujo de caja operativo del primer semestre del año ascendió a 535 millones de euros (aumento interanual del 13%), cifra que refleja principalmente la evolución del EBITDA. En junio de 2017, la deuda neta se situó en 3.130 millones de euros (375 millones de euros por encima de la registrada en diciembre de 2016), mientras que la deuda con inversores institucionales se redujo hasta los 1.129 millones de euros (391 millones de euros menos que en diciembre de 2016).